Volver

Grappa

Los italianos han mostrado con el ejemplo de la Grappa cómo se confiere estilo a un aguardiente sencillo hasta convertirlo en una bebida espirituosa de prestigio.
En un primer momento se comenzó a elaborar para aprovechar los desperdicios de las uvas. La materia prima es la uva prensada (la parte sólida, hollejos, pepitas, restos de piel y lev...

Los italianos han mostrado con el ejemplo de la Grappa cómo se confiere estilo a un aguardiente sencillo hasta convertirlo en una bebida espirituosa de prestigio.
En un primer momento se comenzó a elaborar para aprovechar los desperdicios de las uvas. La materia prima es la uva prensada (la parte sólida, hollejos, pepitas, restos de piel y levaduras).

El contenido alcohólico de la Grappa puede variar entre 40° y 80° y su color es transparente, con un fuerte aroma a alcohol. También existen grapas añejadas muy finas, que se tornan de un delicado color miel claro y cuyo sabor se vuelve más complejo.

Usualmente, la grappa se sirve fría (no helada), en una copa tipo tulipán. Se toma sola, como digestivo, o acompañando a frutas, quesos o postres. Además de consumirse como bebida, es muy usada para brindar un toque aromático a determinadas comidas, sobre todo en recetas de repostería y guisos.
Es una bebida que por su alta graduación alcohólica, a mucha gente le resulta muy fuerte para beberla pura, por esta razón muchos productores han optado por agregarle hierbas aromáticas, ruda, menta o canela, para suavizarla un poco.

Leer más