Volver

Para Sorprender, Nuestros Cofres

Regalar vino no es sólo un placer, sino un acto de convivencialidad profundamente enlazado con nuestra cultura. Si no, ¿cómo se explica que el vino constituya un obsequio tan recurrente en navidades, celebraciones, santos y demás ocasiones que nos brinda la tradición? Regalando vino siempre se queda bien, incluso cuando apenas se conoce al desti...

Regalar vino no es sólo un placer, sino un acto de convivencialidad profundamente enlazado con nuestra cultura. Si no, ¿cómo se explica que el vino constituya un obsequio tan recurrente en navidades, celebraciones, santos y demás ocasiones que nos brinda la tradición? Regalando vino siempre se queda bien, incluso cuando apenas se conoce al destinatario del presente, porque esta bebida es capaz de transmitir cultura, respeto y afecto. Pero es evidente que no se puede regalar cualquier vino sin importar a quien: cada botella tiene un significado. Sin lugar a dudas, la elección del vino, según su tipología, la marca, la zona de producción, el diseño de la etiqueta, etc., entraña un mensaje al destinatario del regalo. En LAVINIA somos expertos en descifrar esos mensajes. Por eso, podemos asesorarle para que su regalo sea perfecto.

Leer más