VISITAR LA BODEGA Y SUS VINOS 






Benjamín Romeo es un viticultor que ha sabido diferenciarse en el contexto riojano, apostando por un estilo que se aleja de las tendencias que han dominado a los grandes tintos riojanos de las últimas décadas y que ponen el acento en la concentración, los taninos aguerridos y un generoso grado alcohólico. Así, Romeo ha preferido transitar un camino más complejo, pero que al mismo tiempo es el único que conduce a los grandes vinos del mundo: personalidad y expresión de terruño.

P: ¿Qué le ha llevado a recuperar la esencia de los grandes reservas de Rioja?
R: La vuelta a los orígenes de las elaboraciones que se llevaban a cabo a mediados del siglo pasado. Ya que a través de las catas de añadas antiguas, de las décadas de 1940 y 1950, se puede comprobar que son vinos excelentes. Mi intención es recuperar la esencia de aquellos tintos tan finos y longevos, que se elaboraban a partir de uvas procedentes de los viñedos más altos, con crianzas muy largas (40-45 meses).

P:  Su tinto Contador ha conseguido los míticos 100 puntos del equipo de Robert Parker en las añadas 2004 y 2005. ¿Considera que esas son las mejores añadas de Contador?
R: Creo que ambas son grandes añadas, pero en el caso de Contador, estoy convencido de que la cosecha del 2010 es la más equilibrada y de mayor calidad.

P: ¿Puede definir en tres conceptos su filosofía vinícola?
R:  Respeto a la viña y al vino. Trabajo esmerado. Intentar conseguir el máximo de cada cosecha.

P: ¿Cuál es un percepción del trabajo que realiza LAVINIA para difundir la cultura del vino?
R: LAVINIA es un ejemplo de una labor bien hecha en el ámbito del comercio y la difusión de la cultura vinícola, tanto en lo que respecta a las tiendas convencionales como lo relativo a los nuevos medios (internet y redes sociales).

PARA VER SUS VINOS PULSE AQUÍ