Volver

Vinos de Ribera Del Duero

Es el río Duero quien da nombre a La Denominación de Origen Ribera del Duero situada en la meseta norte, que reúne una extensión de 115 Km de longitud y 35 Km de anchura, un total de 102 municipios...

Leer más

Ribera del Duero

Es el río Duero quien da nombre a La Denominación de Origen Ribera del Duero situada en la meseta norte, que reúne una extensión de 115 Km de longitud y 35 Km de anchura, un total de 102 municipios repartidos entre cuatro provincias integradas en la Comunidad Autónoma de Castilla y León: Burgos, Valladolid, Soria y Segovia.
Será en los años 70 cuando comienza una auténtica revolución en la vinificación de la zona, aparecen nuevos estilos y métodos en el cultivo de la uva y en la elaboración de los vinos de la mano de unos buenos profesionales de indudable valía empresarial y comercial y que empiezan el recorrido de un largo camino para mostrar al mundo del vino las bondades y excelencias de los nuevos tintos de la Ribera del Duero.
Finalmente, estos esfuerzos se ven recompensados el 21 de julio de 1982 cuando el Ministerio de Agricultura concede a la Ribera del Duero la Denominación de Origen, a la vez que aprueba su reglamento y la creación de su Consejo Regulador.
Desde entonces, el margen del río Duero ha visto como esta Denominación ha crecido tanto en número de bodegas como en prestigio, hasta convertirse en una región vitivinícola reconocida a nivel mundial por la calidad de sus vinos, su objetivo prioritario.
Los vinos de la D.O. Ribera del Duero son fundamentalmente tintos, aunque también existen rosados.
La variedad de uva más característica es la tempranillo, denominada genéricamente Tinta del País, que constituye más del 90 % de la producción. Según las normativas del Consejo Regulador, para que un vino pueda acogerse a la denominación de origen debe incluir al menos un 75 % de Tempranillo en su elaboración. En total, no menos del 95 % de la uva debe ser Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec. Las uvas Garnacha y Albillo está permitidas pero en pequeñas cantidades.
Los vinos tintos son longevos, de hecho hay quien los ha definido como los más longevos de España, que llegan a la copa mostrando su largo proceso de lenta evolución en un cúmulo de variadas manifestaciones sensoriales.

Es el río Duero quien da nombre a La Denominación de Origen Ribera del Duero situada en la meseta norte, que reúne una extensión de 115 Km de longitud y 35 Km de anchura, un total de 102 municipios repartidos entre cuatro provincias integradas en la Comunidad Autónoma de Castilla y León: Burgos, Valladolid, Soria y Segovia.
Será en los años 70 cuando comienza una auténtica revolución en la vinificación de la zona, aparecen nuevos estilos y métodos en el cultivo de la uva y en la elaboración de los vinos de la mano de unos buenos profesionales de indudable valía empresarial y comercial y que empiezan el recorrido de un largo camino para mostrar al mundo del vino las bondades y excelencias de los nuevos tintos de la Ribera del Duero.
Finalmente, estos esfuerzos se ven recompensados el 21 de julio de 1982 cuando el Ministerio de Agricultura concede a la Ribera del Duero la Denominación de Origen, a la vez que aprueba su reglamento y la creación de su Consejo Regulador.
Desde entonces, el margen del río Duero ha visto como esta Denominación ha crecido tanto en número de bodegas como en prestigio, hasta convertirse en una región vitivinícola reconocida a nivel mundial por la calidad de sus vinos, su objetivo prioritario.
Los vinos de la D.O. Ribera del Duero son fundamentalmente tintos, aunque también existen rosados.
La variedad de uva más característica es la tempranillo, denominada genéricamente Tinta del País, que constituye más del 90 % de la producción. Según las normativas del Consejo Regulador, para que un vino pueda acogerse a la denominación de origen debe incluir al menos un 75 % de Tempranillo en su elaboración. En total, no menos del 95 % de la uva debe ser Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec. Las uvas Garnacha y Albillo está permitidas pero en pequeñas cantidades.
Los vinos tintos son longevos, de hecho hay quien los ha definido como los más longevos de España, que llegan a la copa mostrando su largo proceso de lenta evolución en un cúmulo de variadas manifestaciones sensoriales.

Datos principales
Número de bodegas:
215
Superficie:
20.905 ha
Variedades de uva:
Tintas: Tinto Fino (Tempranillo), Cabernet Sauvignon, Merlot, Malbec y Garnacha. Blancas: Albillo.