Volver

Vinos de Bodegas Arzuaga Navarro

Hay pocas bodegas españolas que puedan enorgullecerse de una trayectoria tan consistente como Arzuaga Navarro. Porque esta empresa familiar ya tiene categoría de clásico, cuando en realidad se trat...

Leer más

Bodega: Bodegas Arzuaga Navarro

Hay pocas bodegas españolas que puedan enorgullecerse de una trayectoria tan consistente como Arzuaga Navarro. Porque esta empresa familiar ya tiene categoría de clásico, cuando en realidad se trata de una bodega relativamente joven: su primera cosecha se comercializó en 1993. Por lo demás, es una de las empresas vinícolas más importantes del Duero, con 150 hectáreas de viñedo que producen en torno a un millón de botellas cada año. Aunque quienes han tenido la suerte de visitar la finca de los Arzuaga pueden dar fe de que la propiedad es mucho más que viña: son, en total, 1400 hectáreas de prados y bosques centenarios que constituyen una reserva cinegética de jabalíes, ciervos, corzos, muflones… Un lugar perfecto para que disfruten los amantes del vino y la naturaleza, sobre todo desde que se ha inaugurado un lujoso hotel junto a la bodega, que incluye un restaurante donde se puede probar los manjares de la tierra: cordero asado, chuletillas de lechazo, platos de caza… Nada mejor para maridar con los vinos de Florentino Arzuaga, en los que el estilo potente castellano comparte el perfil con una elegancia característica, marca de la casa.

Hay pocas bodegas españolas que puedan enorgullecerse de una trayectoria tan consistente como Arzuaga Navarro. Porque esta empresa familiar ya tiene categoría de clásico, cuando en realidad se trata de una bodega relativamente joven: su primera cosecha se comercializó en 1993. Por lo demás, es una de las empresas vinícolas más importantes del Duero, con 150 hectáreas de viñedo que producen en torno a un millón de botellas cada año. Aunque quienes han tenido la suerte de visitar la finca de los Arzuaga pueden dar fe de que la propiedad es mucho más que viña: son, en total, 1400 hectáreas de prados y bosques centenarios que constituyen una reserva cinegética de jabalíes, ciervos, corzos, muflones… Un lugar perfecto para que disfruten los amantes del vino y la naturaleza, sobre todo desde que se ha inaugurado un lujoso hotel junto a la bodega, que incluye un restaurante donde se puede probar los manjares de la tierra: cordero asado, chuletillas de lechazo, platos de caza… Nada mejor para maridar con los vinos de Florentino Arzuaga, en los que el estilo potente castellano comparte el perfil con una elegancia característica, marca de la casa.

Datos principales
Año de fundación:
1993