Volver

Vinos de Quinta Da Muradella

Quinta da Muradella fue creada en el año 1993 en Verín, en la comarca de Monterrei, por José Luis Mateo. Está ubicada en una finca familiar y sus primeras fincas fueron adquiridas en Pazos porque s...

Leer más

Vinos por página 12 24 36
Vinos por página 12 24 36

Bodega: Quinta da Muradella

Quinta da Muradella fue creada en el año 1993 en Verín, en la comarca de Monterrei, por José Luis Mateo. Está ubicada en una finca familiar y sus primeras fincas fueron adquiridas en Pazos porque su padre tenía algunas propiedades en la zona y en Tamaguelos porque fue donde encontraron un terreno de las dimensiones apropiadas para trabajar la viña de una manera más profesional.

La bodega Quinta da Muradella es una bodega básica y elemental. Por fuera y por dentro es modesta, sin grandes espacios, con una arquitectura simple y realizada en fases a medida que el negocio lo permitía. Actualmente, la filosofía de elaboración e investigación, y el hecho de buscar la diferenciación en cada "terroir" y variedad de uva, obliga a realizar múltiples fermentaciones por lo que en un futuro no muy lejano es posible que la bodega se amplíe con distintos edificios para facilitar el trabajo. También la instalación técnica es básica sin dejar de lado los adelantos técnicos, por lo que posee lo indispensable para la elaboración del vino, basada en la sencillez de los métodos tradicionales de producción y elaboración familiares.

La bodega posee 14 hectáreas propias, así como fincas arrendadas, prestadas, e incluso compra alguna uva a otros viticultores, por lo que al final gestiona y controla 24 hectáreas repartidas en 36 parcelas. Sus fincas son como un museo histórico al aire libre con una gran diversidad de variedades autóctonas, como las tintas Bastardo, Caiño Longo, Caiño Redondo, Sousón, Brancellao, Zamarrica, Tinto Serodio, Verdello Tinto, Garnacha Tintorera y por supuesto Mencía, mientras que en blancas destacan Dona Branca, Monstruosa –quizás por el tamaño de sus uvas-, Treixadura, Torrontés, Godello y otras que aún están sin identificar y que se les llama Caiños por su acentuada acidez. Algunas de sus 24 parcelas coronan la parte alta de la comarca, una escarpada zona abandonada por los agricultores hace 30-40 años en busca de mayores rendimientos y condiciones de trabajo más fáciles en el valle. Cabe resaltar que en el año 2000 José Luis entra en contacto con Raúl Pérez, el creador de vinos genuinos más mediático de nuestro país, y juntos empiezan a diseñar los diferentes vinos de la bodega.

Quinta da Muradella fue creada en el año 1993 en Verín, en la comarca de Monterrei, por José Luis Mateo. Está ubicada en una finca familiar y sus primeras fincas fueron adquiridas en Pazos porque su padre tenía algunas propiedades en la zona y en Tamaguelos porque fue donde encontraron un terreno de las dimensiones apropiadas para trabajar la viña de una manera más profesional.

La bodega Quinta da Muradella es una bodega básica y elemental. Por fuera y por dentro es modesta, sin grandes espacios, con una arquitectura simple y realizada en fases a medida que el negocio lo permitía. Actualmente, la filosofía de elaboración e investigación, y el hecho de buscar la diferenciación en cada "terroir" y variedad de uva, obliga a realizar múltiples fermentaciones por lo que en un futuro no muy lejano es posible que la bodega se amplíe con distintos edificios para facilitar el trabajo. También la instalación técnica es básica sin dejar de lado los adelantos técnicos, por lo que posee lo indispensable para la elaboración del vino, basada en la sencillez de los métodos tradicionales de producción y elaboración familiares.

La bodega posee 14 hectáreas propias, así como fincas arrendadas, prestadas, e incluso compra alguna uva a otros viticultores, por lo que al final gestiona y controla 24 hectáreas repartidas en 36 parcelas. Sus fincas son como un museo histórico al aire libre con una gran diversidad de variedades autóctonas, como las tintas Bastardo, Caiño Longo, Caiño Redondo, Sousón, Brancellao, Zamarrica, Tinto Serodio, Verdello Tinto, Garnacha Tintorera y por supuesto Mencía, mientras que en blancas destacan Dona Branca, Monstruosa –quizás por el tamaño de sus uvas-, Treixadura, Torrontés, Godello y otras que aún están sin identificar y que se les llama Caiños por su acentuada acidez. Algunas de sus 24 parcelas coronan la parte alta de la comarca, una escarpada zona abandonada por los agricultores hace 30-40 años en busca de mayores rendimientos y condiciones de trabajo más fáciles en el valle. Cabe resaltar que en el año 2000 José Luis entra en contacto con Raúl Pérez, el creador de vinos genuinos más mediático de nuestro país, y juntos empiezan a diseñar los diferentes vinos de la bodega.

Datos principales
Año de fundación:
1993
Propietario
José Luis Mateo