Tras representar a España en el Primer Concurso Mundial de Sumilleres celebrado en Milán, José María Ruiz comienza su deseo de poner en marcha su propio restaurante, junto con sus propios cochini...

Leer más

Bodega: Pago de Carraovejas

Tras representar a España en el Primer Concurso Mundial de Sumilleres celebrado en Milán, José María Ruiz comienza su deseo de poner en marcha su propio restaurante, junto con sus propios cochinillos y su propio vino. Una filosofía que busca la máxima calidad del producto controlando la trazabilidad de cada proceso desde su germinación hasta el plato, un concepto que camina un paso por delante de la gastronomía del momento.

En 1982 inaugura el Restaurante José María en el cual la calidad de sus vinos, su correcto servicio y conservación son primordiales y en 1988 funda Pago de Carraovejas con el objetivo de realizar un vino de calidad para acompañar al cochinillo, el plato estrella de su restaurante en Segovia. El lugar elegido fue la Ribera del Duero, una gran desconocida por entonces, y en concreto las laderas de Carraovejas, un territorio con un microclima en el que se conjugan los efectos dulcificadores del Duero y los vientos dominantes del Oeste, que favorecen la buena sanidad de la uva.
Al excelente emplazamiento aplica sus conocimientos desarrollando técnicas innovadoras en la Ribera del Duero: fue el primer vino en añadir un 25% de Cabernet Sauvignon cuando el Tinto Fino era el rey absoluto, también fue pionero en la utilización de roble francés y del riego por goteo.
A pesar del propósito inicial de suministrar al restaurante, la calidad de sus vinos pronto atrae la atención de numerosos paladares y expertos del sector que demandan su compra, lo cual ha generado un gran crecimiento a lo largo del tiempo durante el cual la demanda siempre ha superado a la oferta.

En 2007 se dio paso a la segunda generación con Pedro Ruiz Aragoneses como director general de las empresas del grupo. El nacimiento de Pedro Ruiz coincide con la apertura del restaurante y su vida transcurre de este modo unida al proyecto empresarial del que aprende y participa. En el año 2005 finaliza sus estudios de Psicología obteniendo el premio especial fin de carrera al mejor expediente y ejercerá durante dos años en diferentes sectores de la psicología clínica y social compaginándolo con su labor docente en la IE University en Segovia.
En 2007 vuelve a la empresa familiar para hacerse cargo de la Dirección General de Pago de Carraovejas. Posteriormente, completará sus estudios en gestión empresarial realizando el AMP de Castilla y León por el IE Business School.

Si bien el reconocimiento social y empresarial de la bodega ya era muy notorio, a lo largo de estos 8 años la bodega ha logrado incrementar más aun esta situación a través de la realización de importantes inversiones en unas instalaciones modélicas y en los últimos avances tecnológicos, con los que se busca siempre la superación y la máxima calidad en los vinos, posicionándose entre las primeras referencias del panorama vitivinícola nacional e internacional. Del mismo modo, los múltiples proyectos de I+D+i ejecutados, tanto en el viñedo como en la bodega, le han permitido convertirse en un referente, sin perder ese aspecto también tradicional y artesanal que otorga a estos vinos una gran singularidad.

En los últimos años un lugar destacado en su actividad diaria lo ocupa como ponente en congresos, foros de opiniones y universidades nacionales e internacionales, llamado para exponer algunos de los motivos por los que Pago de Carraovejas ha sido elegido, entre otras distinciones, Caso de Éxito por el IE Business School en 2014.

Tras representar a España en el Primer Concurso Mundial de Sumilleres celebrado en Milán, José María Ruiz comienza su deseo de poner en marcha su propio restaurante, junto con sus propios cochinillos y su propio vino. Una filosofía que busca la máxima calidad del producto controlando la trazabilidad de cada proceso desde su germinación hasta el plato, un concepto que camina un paso por delante de la gastronomía del momento.

En 1982 inaugura el Restaurante José María en el cual la calidad de sus vinos, su correcto servicio y conservación son primordiales y en 1988 funda Pago de Carraovejas con el objetivo de realizar un vino de calidad para acompañar al cochinillo, el plato estrella de su restaurante en Segovia. El lugar elegido fue la Ribera del Duero, una gran desconocida por entonces, y en concreto las laderas de Carraovejas, un territorio con un microclima en el que se conjugan los efectos dulcificadores del Duero y los vientos dominantes del Oeste, que favorecen la buena sanidad de la uva.
Al excelente emplazamiento aplica sus conocimientos desarrollando técnicas innovadoras en la Ribera del Duero: fue el primer vino en añadir un 25% de Cabernet Sauvignon cuando el Tinto Fino era el rey absoluto, también fue pionero en la utilización de roble francés y del riego por goteo.
A pesar del propósito inicial de suministrar al restaurante, la calidad de sus vinos pronto atrae la atención de numerosos paladares y expertos del sector que demandan su compra, lo cual ha generado un gran crecimiento a lo largo del tiempo durante el cual la demanda siempre ha superado a la oferta.

En 2007 se dio paso a la segunda generación con Pedro Ruiz Aragoneses como director general de las empresas del grupo. El nacimiento de Pedro Ruiz coincide con la apertura del restaurante y su vida transcurre de este modo unida al proyecto empresarial del que aprende y participa. En el año 2005 finaliza sus estudios de Psicología obteniendo el premio especial fin de carrera al mejor expediente y ejercerá durante dos años en diferentes sectores de la psicología clínica y social compaginándolo con su labor docente en la IE University en Segovia.
En 2007 vuelve a la empresa familiar para hacerse cargo de la Dirección General de Pago de Carraovejas. Posteriormente, completará sus estudios en gestión empresarial realizando el AMP de Castilla y León por el IE Business School.

Si bien el reconocimiento social y empresarial de la bodega ya era muy notorio, a lo largo de estos 8 años la bodega ha logrado incrementar más aun esta situación a través de la realización de importantes inversiones en unas instalaciones modélicas y en los últimos avances tecnológicos, con los que se busca siempre la superación y la máxima calidad en los vinos, posicionándose entre las primeras referencias del panorama vitivinícola nacional e internacional. Del mismo modo, los múltiples proyectos de I+D+i ejecutados, tanto en el viñedo como en la bodega, le han permitido convertirse en un referente, sin perder ese aspecto también tradicional y artesanal que otorga a estos vinos una gran singularidad.

En los últimos años un lugar destacado en su actividad diaria lo ocupa como ponente en congresos, foros de opiniones y universidades nacionales e internacionales, llamado para exponer algunos de los motivos por los que Pago de Carraovejas ha sido elegido, entre otras distinciones, Caso de Éxito por el IE Business School en 2014.

Datos principales
Año de fundación:
1998
Propietario
José María Ruiz