El elogio de los vinos de Rioja es tan recurrente que casi resulta innecesario enumerar sus virtudes. Aunque también es cierto que los riojas se merecen con toda justicia las alabanzas; después de ...

Leer más

La Rioja

El elogio de los vinos de Rioja es tan recurrente que casi resulta innecesario enumerar sus virtudes. Aunque también es cierto que los riojas se merecen con toda justicia las alabanzas; después de todo, son la referencia más prestigiosa del vino español en el mundo.
Seguramente los de Rioja son los tintos más elegantes de España, caracterizados por la clase, potencia y finura de aromas que, en un delicado juego de contrapesos, da lugar a la más anhelada de las virtudes que puede atesorar un vino: el equilibrio.
Hoy, el panorama vinícola de Rioja es quizás más rico que nunca. Porque en el marco de la D.O.Ca. conviven actualmente bodegas centenarias que han labrado la historia de la región, viticultores de culto que producen vinos tan minoritarios como exquisitos, bodegueros visionarios que han sabido innovar sin pervertir la auténtica esencia de los vinos riojanos y marcas de prestigio que contribuyen a mantener la magnífica imagen que tiene Rioja entre los aficionados de todo el mundo.
Esta riqueza y diversidad permite que, año tras año, Rioja se supere a si misma y multiplique sus encantos. Que van mucho más allá del vino, porque esta región es también un destino de indudable atractivo enoturístico, en un marco natural de gran belleza, con un importante patrimonio histórico y cultural, pueblos entrañables, hoteles de diseño, deliciosa gastronomía…

Paradigma de los tintos españoles de calidad, la D.O.Ca.Rioja ( “Ca.” corresponde a la categoría de “Calificada”, a la que sólo han accedido en España las denominaciones Rioja y Priorat ) se extiende por Rioja, Navarra y el País Vasco. Actualmente, Rioja ocupa unas 53.000 hectáreas, divididas en tres zonas: Rioja Alta, Baja y Alavesa. En los viñedos de todas ellas manda, cómo no, la variedad tinta Tempranillo, que se ha convertido de alguna manera en el emblema de la región, marginando a sus hermanas Mazuelo, Garnacha y Graciano. Su hegemonía se sustenta en su riqueza aromática, marcada por las notas de frutas rojas y negras ( frambuesa, cereza y mora ) y también en su capacidad para ofrecer vinos aptos para una larga guarda.Aunque los tintos son sin duda el fuerte de Rioja, hay que decir que en esta zona se elaboran también buenos rosados y excelentes blancos, a partir las variedades tradicionales: Viura, Garnacha Blanca y Malvasía.

El elogio de los vinos de Rioja es tan recurrente que casi resulta innecesario enumerar sus virtudes. Aunque también es cierto que los riojas se merecen con toda justicia las alabanzas; después de todo, son la referencia más prestigiosa del vino español en el mundo.
Seguramente los de Rioja son los tintos más elegantes de España, caracterizados por la clase, potencia y finura de aromas que, en un delicado juego de contrapesos, da lugar a la más anhelada de las virtudes que puede atesorar un vino: el equilibrio.
Hoy, el panorama vinícola de Rioja es quizás más rico que nunca. Porque en el marco de la D.O.Ca. conviven actualmente bodegas centenarias que han labrado la historia de la región, viticultores de culto que producen vinos tan minoritarios como exquisitos, bodegueros visionarios que han sabido innovar sin pervertir la auténtica esencia de los vinos riojanos y marcas de prestigio que contribuyen a mantener la magnífica imagen que tiene Rioja entre los aficionados de todo el mundo.
Esta riqueza y diversidad permite que, año tras año, Rioja se supere a si misma y multiplique sus encantos. Que van mucho más allá del vino, porque esta región es también un destino de indudable atractivo enoturístico, en un marco natural de gran belleza, con un importante patrimonio histórico y cultural, pueblos entrañables, hoteles de diseño, deliciosa gastronomía…

Paradigma de los tintos españoles de calidad, la D.O.Ca.Rioja ( “Ca.” corresponde a la categoría de “Calificada”, a la que sólo han accedido en España las denominaciones Rioja y Priorat ) se extiende por Rioja, Navarra y el País Vasco. Actualmente, Rioja ocupa unas 53.000 hectáreas, divididas en tres zonas: Rioja Alta, Baja y Alavesa. En los viñedos de todas ellas manda, cómo no, la variedad tinta Tempranillo, que se ha convertido de alguna manera en el emblema de la región, marginando a sus hermanas Mazuelo, Garnacha y Graciano. Su hegemonía se sustenta en su riqueza aromática, marcada por las notas de frutas rojas y negras ( frambuesa, cereza y mora ) y también en su capacidad para ofrecer vinos aptos para una larga guarda.Aunque los tintos son sin duda el fuerte de Rioja, hay que decir que en esta zona se elaboran también buenos rosados y excelentes blancos, a partir las variedades tradicionales: Viura, Garnacha Blanca y Malvasía.

Datos principales
Superficie:
63.593 hectáreas de viñedo
Producción total:
280 y 300 millones de litros
Variedades de uva:
Tempranillo, garnacha, graciano (tintas) y viura, malvasia, garnacha blanca (blancas)