Volver

Château Pontet Canet

En 1855 Château Pontet-Canet fueron catalogados como Grand Cru Classé, el mayor escalafón en dicha clasificación. Diez años después la finca cambió de propietarios por primera vez y pasó a las mano...

Leer más

Bodega: Château Pontet-Canet

En 1855 Château Pontet-Canet fueron catalogados como Grand Cru Classé, el mayor escalafón en dicha clasificación. Diez años después la finca cambió de propietarios por primera vez y pasó a las manos de Herman Cruse, comerciante vinícola de la zona.
Esta familia se hizo cargo de la bodega durante 110 años, hasta que en 1975 fuera adquirida por Guy Tesseron, que hasta entonces se había dedicado al comercio del cognac.
Tesseron se rige por los métodos biodinámicos para la gestión de sus viñedos desde el año 2010, lo que ha permitido al terroir volver a sus orígenes y posicionar a los vinos de esta bodega entre los más prestigiosos de Burdeos.
Actualmente el dueño de la bodega es Alfred Tesseron y son sus sobrinas Mélanie y Philippine las encargadas de dirigirlo. Ellas contemplan el presente y el futuro del château con la misma perspectiva que su tío, por lo que la calidad de futuras añadas está garantizada.
La calidad de sus vinos resulta excelente porque aunque su categorización sea de Cinquièmes Crus sus viñedos colindan con los prestigiosos terrenos de Château Mouton Rothschild, un clásico en la elaboración de Burdeos.
Dicha bodega cuenta con algunos de sus vinos entre los más reconocidos de la región a nivel internacional. Los suelos y nutrientes en los que crecen las vides son muy similares en ambos casos, lo que aporta prestigio y reconocimiento a la labor que realizan desde Château Pontet-Canet.

En 1855 Château Pontet-Canet fueron catalogados como Grand Cru Classé, el mayor escalafón en dicha clasificación. Diez años después la finca cambió de propietarios por primera vez y pasó a las manos de Herman Cruse, comerciante vinícola de la zona.
Esta familia se hizo cargo de la bodega durante 110 años, hasta que en 1975 fuera adquirida por Guy Tesseron, que hasta entonces se había dedicado al comercio del cognac.
Tesseron se rige por los métodos biodinámicos para la gestión de sus viñedos desde el año 2010, lo que ha permitido al terroir volver a sus orígenes y posicionar a los vinos de esta bodega entre los más prestigiosos de Burdeos.
Actualmente el dueño de la bodega es Alfred Tesseron y son sus sobrinas Mélanie y Philippine las encargadas de dirigirlo. Ellas contemplan el presente y el futuro del château con la misma perspectiva que su tío, por lo que la calidad de futuras añadas está garantizada.
La calidad de sus vinos resulta excelente porque aunque su categorización sea de Cinquièmes Crus sus viñedos colindan con los prestigiosos terrenos de Château Mouton Rothschild, un clásico en la elaboración de Burdeos.
Dicha bodega cuenta con algunos de sus vinos entre los más reconocidos de la región a nivel internacional. Los suelos y nutrientes en los que crecen las vides son muy similares en ambos casos, lo que aporta prestigio y reconocimiento a la labor que realizan desde Château Pontet-Canet.

Datos principales
Año de fundación:
1855
Propietario
Alfred Tesseron