Grandes Reservas de Rioja

Rioja fue pionera en la clasificación de los vinos en Crianza, Reserva y Gran Reserva según el tiempo de envejecimiento que tuvieran los vinos en barricas de roble y botella.
Hace no más de 15 años, los vinos de Reservas de Rioja estaban considerados pocos atractivos por los consumidores por su color evolucionado y los aromas de roble viejo. Si...

Rioja fue pionera en la clasificación de los vinos en Crianza, Reserva y Gran Reserva según el tiempo de envejecimiento que tuvieran los vinos en barricas de roble y botella.
Hace no más de 15 años, los vinos de Reservas de Rioja estaban considerados pocos atractivos por los consumidores por su color evolucionado y los aromas de roble viejo. Sin embargo, los Grandes Reservas de Rioja se han modernizado convirtiéndose en vinos elegantes y seductores con la finura que aporta la crianza en barrica de roble y redondez que le da la botella.

En el año 2003 se intentó regular por vía legislativa esta clasificación para unificar el criterio a través de la Ley 24/2003, de 10 de julio, de la Viña y del Vino, y si bien en 2005 se derogó algunas de las leyes, con respecto al tiempo de envejecimiento, continuaron vigente.

Los vinos tintos de Reserva tienen un período de envejecimiento de al menos 36 meses de los cuales como mínimo 12 meses en barricas. Para los blancos y rosados Reservas el envejecimiento es de 24 meses de los cuales un mínimo de 6 meses en barricas.
Los vinos tinto de la categoría Gran Reserva requieren un tiempo de maduración es de 5 años y al menos 2 de ellos en barrica. En el caso de los blancos el tiempo de envejecimiento no debe ser inferior a 4 años y los cuales al menos 6 meses deben criarse en barrica.

Son vinos únicos que alcanzan la plenitud a los diez años de ser elaborados, destacan por la complejidad de matices y la potencia de sabores.

Leer más