Puntuaciones Parker 2019 DO's Río Duero

Las denominaciones a lo largo del río Duero: magníficos 2016 y muy prometedores 2018

Luis Gutiérrez se adentra en las Denominación del río Duero en su último artículo para la revista The Wine Advocate.

Considera que la margen del río Duero, tanto en España y Portugal deberían ser como las AOC del Ródano, con una denomi...

Las denominaciones a lo largo del río Duero: magníficos 2016 y muy prometedores 2018

Luis Gutiérrez se adentra en las Denominación del río Duero en su último artículo para la revista The Wine Advocate.

Considera que la margen del río Duero, tanto en España y Portugal deberían ser como las AOC del Ródano, con una denominación genérica donde se pueden producir vinos con uvas de diferentes regiones.

En esta cata Luis Gutiérrez se centró en los vinos de calidad yendo más allá de los blancos inocuos o tintos muy maduros y con exceso de roble.

Cató vinos de la añada 2016, 2017 y 2018, llegando a la conclusión de que estamos en un ciclo frío-cálido, cuando una cosecha es más cálida la siguiente sigue siendo más fría.

2015, cosecha cálida, seca y madura, que tiende a producir vinos tánicos. 2016 un año más frío, uvas de buena madurez manteniendo la frescura, la mejor de los últimos tiempos. La 2017 tienen un estilo heterógeno, algunos viñedos fueron arrasados por las heladas de abril.
Destaca la añada 2017 de los vinos de Mariano García, en proceso de conversión a la biodinámica y los viñedos ya lo están notando. Los vinos son equilibrados y accesibles, vinificación más suave, maceraciones más cortas y utilizaron menos roble nuevo. También los vinos 2017 de Eguren en Toro, que no sufrieron las heladas y tienen menos alcohol y mayor acidez.
2018, otro año fresco y húmedo, los vino son agradables, frescos y equilibrados pero no llegará a la calidad del 2016.

2019 todavía es muy pronto para valorar pero tanto Pablo Álvarez, Eduardo García y Peter Sisseck están contentos de como se ha desarrollado.

Cató Pingus 2016, 2017 y 2018. Este 2016 agasajado con ¡100 puntos Parker! es como una versión actualizada del 1996, puro, fresco y elegante. Sisseck lo describió como perfecto.

Otros de los proyectos que lo sorprendió es el de Dominio del Águila. En cuanto a la forma en que trabajan, sus viñedos están certificados como orgánicos, no poseen un despalillador, y todo se fermenta con levaduras indígenas y de una manera muy tradicional. Los vinos también requieren una crianza larga y lenta en barricas de roble.

También destaca a Alonso del Yerro, que comenzaron el cambio hacia una mayor frescura en sus vinos a partir de la cosecha 2012.
Es una pequeña bodega familiar basada en 22 hectáreas de sus propios viñedos en el pueblo de Roa. Stéphane Derenoncourt, de Burdeos, los ayudó como consultor externo y fue quien encontró a su enólogo francés, Lionel Gourgue.

En Toro está Alvar de Dios, quien produce 50.000 botellas, es uno de los hombres a seguir en la zona, busca elegancia y ligereza en los vinos, manteniendo frescura y carácter.

Con respecto a los vinos blancos de la región, sostiene que el desafío es la falta de uvas blancas, y queda por ver qué harán las bodegas, si plantarán nuevos viñedos o ignorarán los vinos blancos. La mayor parte del puñado de blancos producidos actualmente en la zona proviene del arduo trabajo de seleccionar y recoger manualmente uvas de plantas individuales que crecen con muchas otras variedades en parcelas viejas de vides.
La Ribera del Duero blanca podría ser tan rara como los gorilas albinos. Veremos.

Uno de los grandes elaboradores de vinos blancos de la zona es Ismael Gozalo con su proyecto Microbio y la uva verdejo. Trabaja con mínima intervención, vino con carácter, limpios y precisos. Es un personaje más grande que la vida con ideas fuertes y una visión clara de lo que quiere hacer con sus viñedos y vinos.

Leer más