Jean Grosperrin, Cognac Fins Bois 1990 - 0,70L

Jean Grosperrin, Cognac Fins Bois 1990

Jean Grosperrin, Cognac Fins Bois 1990 fue elaborado en una pequeña finca de Bonneville, un pueblo que se encuentra entre Rouillac y Aigre. Es un coñac suave y rústico, pero cada vez más codicioso con la crianza. 

Esta barrica de 1990 estuvo almacenada en la Organización Economique Cognac, bajo la atenta mirada del es...

Jean Grosperrin, Cognac Fins Bois 1990 fue elaborado en una pequeña finca de Bonneville, un pueblo que se encuentra entre Rouillac y Aigre. Es un coñac suave y rústico, pero cada vez más codicioso con la crianza. 

Esta barrica de 1990 estuvo almacenada en la Organización Economique Cognac, bajo la atenta mirada del estado, hasta junio de 2012. En ese momento, Grosperrin compró la barrica y la trasladó a sus propias bodegas, antes de su embotellado en 2018.

Probablemente, el más célebre y prestigioso de todos los aguardientes del mundo es el que procede del entorno del río Charente, una tierra de viñedos que cuenta con seis crus diferentes, cada uno de los cuales define la personalidad del Cognac. La meticulosa búsqueda de los matices que hacen a esa personalidad es la esencia del trabajo de selección que realiza la casa Grosperrin. Fundada en 1992 por Jean Grosperrin, un prestigioso bróker de la región, esta empresa familiar busca elaborar y comercializar cognacs excepcionales.

Leer más

7,50 ptos

Otras Añadas Disponibles


Ficha Técnica

Aroma En nariz, aromas almizclados y vinosos (Semillón antiguo), con un lado encerado revestido de notas acéticas.
Sabor En boca, ataque goloso, las primeras notas confirman esta nariz característica, con predominio de nuez moscada y regaliz.
Final Es un coñac suave y rústico, pero cada vez más codicioso con la crianza.
Temperatura de servicio 14ºC - 16ºC
Alcohol 45,7
Sugerencia de acompañamiento Quesos, chocolate, postres con fruta.
Elaboración Este cognac fue elaborado en una pequeña finca de Bonneville, un pueblo que se encuentra entre Rouillac y Aigre. La granja solo produce suficiente coñac para llenar un barril cada año, lo que hace que esta sea una producción de lotes extremadamente pequeña. Esta barrica de 1990 estuvo almacenada en la Organización Economique Cognac, bajo la atenta mirada del estado, hasta junio de 2012. En ese momento, Grosperrin compró la barrica y la trasladó a sus propias bodegas, antes de su embotellado en 2018. Coeur de Fut lentamente diluido con agua durante su período de envejecimiento en barrica según la práctica utilizada para coñacs de gran valor hasta un contenido de alcohol del 48,1%. Crianza en barrica de roble francés exclusivamente.

Comentarios

Dar mi opinión

Puntúa este producto