Champagne Franck Pascal

Franck Pascal, viticultor establecido desde 1994, sigue desde 2002 las prácticas biodinámicas en la viña. Su viñedo se reparte en parcelas de cinco municipios de la margen derecha del Val...

Leer más

Bodega: Franck Pascal

Franck Pascal, viticultor establecido desde 1994, sigue desde 2002 las prácticas biodinámicas en la viña. Su viñedo se reparte en parcelas de cinco municipios de la margen derecha del Valle de La Marne con un total de 4 has y su estilo es muy personal, con vinos marcados por la fragancia aromática y el carácter maduro de la pinot meunier. Elabora sus cuvées con distintos grados de dosages.

Su pequeña finca, en el pueblo de Baslieux-sous-Châtillon, se extiende por cinco comunas, proporcionándole variaciones de terroir. El suelo rico en arcilla es arado principalmente por caballo. Como resultado de esto, evita usar barriles para la fermentación o el almacenamiento, lo que cree que hace que el vino sea demasiado terroso y pesado. Pascal crece un 60 por ciento de Pinot Meunier, así como medidas iguales de Pinot Noir y Chardonnay. Como es de esperar, solo usa levaduras indígenas y no filtra ni multa. El embotellado se realiza hasta agosto.

Famoso por su enfoque natural de la vinificación, comenzó a transformar la metodología de la finca en 1998, y en 2007 fue certificado oficialmente como productor orgánico.

Franck Pascal va mucho más allá que muchos otros al intentar crear el vino perfecto, aportando no solo principios naturales, orgánicos y biodinámicos, sino también ideas naturopáticas más comúnmente asociadas con la acupuntura. Todo un maestro de los vinos de Champagne.

Utiliza todos los medios a su alcance para disponer de un suelo equilibrado y sin estrés, para que este equilibrio se transfiera a la uva y la levadura y así conseguir fermentaciones lo más lentas y equilibradas posibles. Entre su arsenal de prácticas dirigidas a esta “guía” para una correcta fermentación y para evitar el estrés de las levaduras utiliza incluso el péndulo. Sus explicaciones pueden parecer extrañas y poco científicas para algunos, pero la calidad de sus vinos es indicutible.

Incluso convenció a su productor de compost para crear una nueva forma de fertilizante, basada en un análisis de laboratorio de su propio suelo. Contiene azufre volcánico, que permite la liberación de elementos que generalmente están atrapados en la piedra caliza. Esta es una forma de recuperar los microorganismos que a menudo se pierden después de años de agricultura convencional.

Franck Pascal, viticultor establecido desde 1994, sigue desde 2002 las prácticas biodinámicas en la viña. Su viñedo se reparte en parcelas de cinco municipios de la margen derecha del Valle de La Marne con un total de 4 has y su estilo es muy personal, con vinos marcados por la fragancia aromática y el carácter maduro de la pinot meunier. Elabora sus cuvées con distintos grados de dosages.

Su pequeña finca, en el pueblo de Baslieux-sous-Châtillon, se extiende por cinco comunas, proporcionándole variaciones de terroir. El suelo rico en arcilla es arado principalmente por caballo. Como resultado de esto, evita usar barriles para la fermentación o el almacenamiento, lo que cree que hace que el vino sea demasiado terroso y pesado. Pascal crece un 60 por ciento de Pinot Meunier, así como medidas iguales de Pinot Noir y Chardonnay. Como es de esperar, solo usa levaduras indígenas y no filtra ni multa. El embotellado se realiza hasta agosto.

Famoso por su enfoque natural de la vinificación, comenzó a transformar la metodología de la finca en 1998, y en 2007 fue certificado oficialmente como productor orgánico.

Franck Pascal va mucho más allá que muchos otros al intentar crear el vino perfecto, aportando no solo principios naturales, orgánicos y biodinámicos, sino también ideas naturopáticas más comúnmente asociadas con la acupuntura. Todo un maestro de los vinos de Champagne.

Utiliza todos los medios a su alcance para disponer de un suelo equilibrado y sin estrés, para que este equilibrio se transfiera a la uva y la levadura y así conseguir fermentaciones lo más lentas y equilibradas posibles. Entre su arsenal de prácticas dirigidas a esta “guía” para una correcta fermentación y para evitar el estrés de las levaduras utiliza incluso el péndulo. Sus explicaciones pueden parecer extrañas y poco científicas para algunos, pero la calidad de sus vinos es indicutible.

Incluso convenció a su productor de compost para crear una nueva forma de fertilizante, basada en un análisis de laboratorio de su propio suelo. Contiene azufre volcánico, que permite la liberación de elementos que generalmente están atrapados en la piedra caliza. Esta es una forma de recuperar los microorganismos que a menudo se pierden después de años de agricultura convencional.

Datos principales
Año de fundación:
1994
Propietario
Franck Pascal