Comprar A.E.Dor online

En 1858, Amédée-Edouard DOR, descendiente de una antigua familia de coñac, se embarcó en la inusual y minuciosa tarea que iba a ocupar toda su vida. Su pasión son los coñacs de nobleza. Con ...

Leer más

Bodega: A.E.DOR

En 1858, Amédée-Edouard DOR, descendiente de una antigua familia de coñac, se embarcó en la inusual y minuciosa tarea que iba a ocupar toda su vida. Su pasión son los coñacs de nobleza. Con una determinación tenaz, buscó, seleccionó y coleccionó los mejores coñacs.

Tras décadas (70 años y más) de envejecimiento en barricas de roble, sin mezclas, algunos de estos venerables coñacs de la zona de la Grande Champagne -de donde proceden los mejores coñacs- fueron cuidadosamente decantados, una vez que su aroma había alcanzado su máxima madurez, en damajuanas selladas con cera, donde pudieron preservarse y conservarse intactos.

Hoy en día, estos recipientes de cristal mantienen como rehenes a los preciosos néctares allí donde duermen en una bodega secreta conocida como "El Paraíso", donde nada ha cambiado desde su creación, y donde exhiben con orgullo sus prestigiosas añadas.

Orgullo de esta firma, un patrimonio incomparable de coñacs de añada que data, en general, de antes de la época en que la temida filoxera asoló el país en 1874, han mantenido intacto su precioso contenido durante más de un siglo y medio, y han justificado el estandarte de su fama mundial. Son el corazón de Cognac A.E.DOR.

En 1858, Amédée-Edouard DOR, descendiente de una antigua familia de coñac, se embarcó en la inusual y minuciosa tarea que iba a ocupar toda su vida. Su pasión son los coñacs de nobleza. Con una determinación tenaz, buscó, seleccionó y coleccionó los mejores coñacs.

Tras décadas (70 años y más) de envejecimiento en barricas de roble, sin mezclas, algunos de estos venerables coñacs de la zona de la Grande Champagne -de donde proceden los mejores coñacs- fueron cuidadosamente decantados, una vez que su aroma había alcanzado su máxima madurez, en damajuanas selladas con cera, donde pudieron preservarse y conservarse intactos.

Hoy en día, estos recipientes de cristal mantienen como rehenes a los preciosos néctares allí donde duermen en una bodega secreta conocida como "El Paraíso", donde nada ha cambiado desde su creación, y donde exhiben con orgullo sus prestigiosas añadas.

Orgullo de esta firma, un patrimonio incomparable de coñacs de añada que data, en general, de antes de la época en que la temida filoxera asoló el país en 1874, han mantenido intacto su precioso contenido durante más de un siglo y medio, y han justificado el estandarte de su fama mundial. Son el corazón de Cognac A.E.DOR.

Datos principales
Año de fundación:
1971
Propietario
SASU