Vinos de Château Du Tertre

El Chateau du Tertre es una finca milenaria cuyo viñedo, de 52 hectáreas, permanece inalterado desde 1855. Durante el siglo XIX, los vinos del Chateau de Tertre alcanzaron fama mundia...

Leer más

Bodega: Château du Tertre

El Chateau du Tertre es una finca milenaria cuyo viñedo, de 52 hectáreas, permanece inalterado desde 1855. Durante el siglo XIX, los vinos del Chateau de Tertre alcanzaron fama mundial, sobre todo gracias a la clasificación de 1855 que estableció el Chateau como Grand Cru Classe de Margaux. En 1997, un empresario holandés, Eric Albada Jelgersma, compró la finca e invirtió en la reestructuración general a gran escala, devolviendo así su antigua personalidad noble al Chateau du Tertre.

Descubra este "hermoso Tertre d'Arsac", como les gustaba llamarlo a los escritores del siglo XIX. Los terruños de Margaux están en lo más alto, con uno de los afloramientos de grava más elevados del Médoc. La luz y el sol que bañan las viñas las protegen de las heladas de la primavera tardía. Un arroyo proporciona un drenaje natural, separando los dos afloramientos de grava, y refresca las vides, dándoles así las temperaturas más frescas vitales para su desarrollo, protegiéndolas tanto del exceso de agua como de la sequía.

El equipo del Château du Tertre se ocupa de aprovechar el desarrollo de cada cepa. El mantenimiento del suelo, el aclareo de las hojas y el raleo permiten revelar la excelencia del terruño. Los avances del progreso enológico están aquí bien controlados. El Château du Tertre optó por una cuba de madera, con llenado por gravedad. Después, en 2008, la propiedad instaló depósitos troncocónicos de hormigón. La pequeña capacidad de estos depósitos permite mantener las mejores parcelas a un lado y vinificarlas por separado. A continuación, el vino envejece durante 18 meses en barricas de roble francés, de las cuales la mitad se renueva cada año.

El Château du Tertre domina el viñedo, que goza de una posición inmejorable, extendiéndose sin interrupción sobre 52 hectáreas. La Cabernet Sauvignon es la variedad principal, que aporta al vino estructura y concentración. El Merlot, conocido por su redondez y flexibilidad, aporta su sedosidad a la mezcla final. El Cabernet Franc aporta su distintivo y rico bouquet de notas especiadas. El Petit Verdot, que madura más tarde, completa esta gama de aromas. Así nace el Château du Tertre Grand Vin, que refleja el alma misma de este terruño excepcional.

El Chateau du Tertre es una finca milenaria cuyo viñedo, de 52 hectáreas, permanece inalterado desde 1855. Durante el siglo XIX, los vinos del Chateau de Tertre alcanzaron fama mundial, sobre todo gracias a la clasificación de 1855 que estableció el Chateau como Grand Cru Classe de Margaux. En 1997, un empresario holandés, Eric Albada Jelgersma, compró la finca e invirtió en la reestructuración general a gran escala, devolviendo así su antigua personalidad noble al Chateau du Tertre.

Descubra este "hermoso Tertre d'Arsac", como les gustaba llamarlo a los escritores del siglo XIX. Los terruños de Margaux están en lo más alto, con uno de los afloramientos de grava más elevados del Médoc. La luz y el sol que bañan las viñas las protegen de las heladas de la primavera tardía. Un arroyo proporciona un drenaje natural, separando los dos afloramientos de grava, y refresca las vides, dándoles así las temperaturas más frescas vitales para su desarrollo, protegiéndolas tanto del exceso de agua como de la sequía.

El equipo del Château du Tertre se ocupa de aprovechar el desarrollo de cada cepa. El mantenimiento del suelo, el aclareo de las hojas y el raleo permiten revelar la excelencia del terruño. Los avances del progreso enológico están aquí bien controlados. El Château du Tertre optó por una cuba de madera, con llenado por gravedad. Después, en 2008, la propiedad instaló depósitos troncocónicos de hormigón. La pequeña capacidad de estos depósitos permite mantener las mejores parcelas a un lado y vinificarlas por separado. A continuación, el vino envejece durante 18 meses en barricas de roble francés, de las cuales la mitad se renueva cada año.

El Château du Tertre domina el viñedo, que goza de una posición inmejorable, extendiéndose sin interrupción sobre 52 hectáreas. La Cabernet Sauvignon es la variedad principal, que aporta al vino estructura y concentración. El Merlot, conocido por su redondez y flexibilidad, aporta su sedosidad a la mezcla final. El Cabernet Franc aporta su distintivo y rico bouquet de notas especiadas. El Petit Verdot, que madura más tarde, completa esta gama de aromas. Así nace el Château du Tertre Grand Vin, que refleja el alma misma de este terruño excepcional.

Datos principales
Año de fundación:
Siglo XIX