Desde los tiempos de la Antigua Roma hasta hoy, la hacienda de Argiano ha escrito la historia del territorio de Montalcino, convirtiéndose en una de las realidades de mayor prestigio ...

Leer más

Bodega: Argiano

Desde los tiempos de la Antigua Roma hasta hoy, la hacienda de Argiano ha escrito la historia del territorio de Montalcino, convirtiéndose en una de las realidades de mayor prestigio y tradición, una preciosa embajadora en el mundo de sus vinos, orgullosa de haber contribuido al nacimiento del Consorcio del Brunello.

En 1967 Argiano escribe la historia del Brunello de Montalcino, participando con otras empresas vitivinícolas históricas del territorio del momento de fundación del Consorcio del Brunello. En 1992 los bienes de Argiano pasan a la condesa Noemi Marone Cinzano, que introduce importantes innovaciones en la gestión de la empresa vitivinícola: se abre la colaboración con el enólogo de fama mundial Giacomo Tachis, sociedad que llevará al nacimiento del Súper Toscano Solengo; se amplían los cultivos de viñedos Sangiovese; se reestructuran y modernizan los locales de la bodega. Se llega así a nuestros días, con el cambio de propiedad que tuvo lugar a comienzos de 2013 a favor de un grupo de empresarios brasileros.

La hacienda Argiano surge alrededor de un núcleo de edificios y se extiende en un área de alrededor de 135 hectáreas, cubierta de viñas, olivos y bosques. La entrada a la hacienda es através de caminos marcados por los sabores y el polvo de siglos, que unen panoramas y ambientes únicos: la paz de la campiña, con su ritmo tranquilo, sus amplios espacios, sus estaciones cambiando continuamente y los colores que se alternan, mientras que el hombre lleva a cabo su trabajo cotidiano con el máximo respeto por el ambiente y los elementos del paisaje.

En pleno proceso de traspaso de la propiedad, Argiano mantiene los excepcionales niveles de calidad a los que nos tiene acostumbrados, como lo demuestran año tras año los numerosos reconocimientos que recibe su gama de vinos. Procedente de algunas de las parcelas con mejor exposición de Montalcino, localizadas a una altitud de 300 metros sobre el nivel del mar y con un microclima particularmente favorable, los vinos son fascinantes y equilibrados.

Desde los tiempos de la Antigua Roma hasta hoy, la hacienda de Argiano ha escrito la historia del territorio de Montalcino, convirtiéndose en una de las realidades de mayor prestigio y tradición, una preciosa embajadora en el mundo de sus vinos, orgullosa de haber contribuido al nacimiento del Consorcio del Brunello.

En 1967 Argiano escribe la historia del Brunello de Montalcino, participando con otras empresas vitivinícolas históricas del territorio del momento de fundación del Consorcio del Brunello. En 1992 los bienes de Argiano pasan a la condesa Noemi Marone Cinzano, que introduce importantes innovaciones en la gestión de la empresa vitivinícola: se abre la colaboración con el enólogo de fama mundial Giacomo Tachis, sociedad que llevará al nacimiento del Súper Toscano Solengo; se amplían los cultivos de viñedos Sangiovese; se reestructuran y modernizan los locales de la bodega. Se llega así a nuestros días, con el cambio de propiedad que tuvo lugar a comienzos de 2013 a favor de un grupo de empresarios brasileros.

La hacienda Argiano surge alrededor de un núcleo de edificios y se extiende en un área de alrededor de 135 hectáreas, cubierta de viñas, olivos y bosques. La entrada a la hacienda es através de caminos marcados por los sabores y el polvo de siglos, que unen panoramas y ambientes únicos: la paz de la campiña, con su ritmo tranquilo, sus amplios espacios, sus estaciones cambiando continuamente y los colores que se alternan, mientras que el hombre lleva a cabo su trabajo cotidiano con el máximo respeto por el ambiente y los elementos del paisaje.

En pleno proceso de traspaso de la propiedad, Argiano mantiene los excepcionales niveles de calidad a los que nos tiene acostumbrados, como lo demuestran año tras año los numerosos reconocimientos que recibe su gama de vinos. Procedente de algunas de las parcelas con mejor exposición de Montalcino, localizadas a una altitud de 300 metros sobre el nivel del mar y con un microclima particularmente favorable, los vinos son fascinantes y equilibrados.

Datos principales
Año de fundación:
1580
Propietario
Argiano SRL