Vinos de Luis Seabra

Después de una década como enólogo en Niepoort, donde fue responsable de algunos de los vinos más conocidos y mejor calificados del famoso productor de Duero y Oporto, Luis Seabra dec...

Leer más

Bodega: Luis Seabra

Después de una década como enólogo en Niepoort, donde fue responsable de algunos de los vinos más conocidos y mejor calificados del famoso productor de Duero y Oporto, Luis Seabra decidió que ya no quería hacer vinos para el gusto y las especificaciones de otra persona. Así, comenzó su bodega homónima, y comenzó a destruir ideas preconcebidas de lo que representan los vinos del Duero.
Sus vinos expresan el estilo intensamente impulsado por el terroir en el que opera. Es un enólogo especialmente dotado, uno que ve el vino como un medio a través del cual puede hablar un pedazo de tierra. "Cru" se traduce como "crudo" en portugués, y la transmisión de terroir aquí es sin adulterar y singular.

Esta serie de vinos es una en la que elimina todas las variables, excepto la de la propia tierra, y la expresión cruda del suelo que resulta extraordinaria. Trabaja exclusivamente con fermentación espontánea, levaduras nativas y roble de grano grande de gran formato para todos sus vinos.

El objetivo de Seabra es elaborar vinos de viñedos específicos con una intervención mínima, vinos crudos y puros.

Una filosofía de mínima intervención, de identificación de terruños, y de vinificaciones tradicionales. Sus primeros vinos son Xistos y Granitos pues proceden de suelos de Esquistos en el Douro y Granitos en Melgaço. Es toda una declaración de intenciones. Según los vinos, usa lagares tradicionales o fudres ovales. Los alvarinhos hacen la maloláctica mientras los rabigatos no la hacen. Algunos vinos combinan los racimos enteros con el más habitual despalillado. Las levaduras son siempre indígenas, el azufre se utiliza con medida, y las barricas son usadas porque el protagonista es el terruño con su variedad, y la madera no ha de ser un ingrediente primordial.

Después de una década como enólogo en Niepoort, donde fue responsable de algunos de los vinos más conocidos y mejor calificados del famoso productor de Duero y Oporto, Luis Seabra decidió que ya no quería hacer vinos para el gusto y las especificaciones de otra persona. Así, comenzó su bodega homónima, y comenzó a destruir ideas preconcebidas de lo que representan los vinos del Duero.
Sus vinos expresan el estilo intensamente impulsado por el terroir en el que opera. Es un enólogo especialmente dotado, uno que ve el vino como un medio a través del cual puede hablar un pedazo de tierra. "Cru" se traduce como "crudo" en portugués, y la transmisión de terroir aquí es sin adulterar y singular.

Esta serie de vinos es una en la que elimina todas las variables, excepto la de la propia tierra, y la expresión cruda del suelo que resulta extraordinaria. Trabaja exclusivamente con fermentación espontánea, levaduras nativas y roble de grano grande de gran formato para todos sus vinos.

El objetivo de Seabra es elaborar vinos de viñedos específicos con una intervención mínima, vinos crudos y puros.

Una filosofía de mínima intervención, de identificación de terruños, y de vinificaciones tradicionales. Sus primeros vinos son Xistos y Granitos pues proceden de suelos de Esquistos en el Douro y Granitos en Melgaço. Es toda una declaración de intenciones. Según los vinos, usa lagares tradicionales o fudres ovales. Los alvarinhos hacen la maloláctica mientras los rabigatos no la hacen. Algunos vinos combinan los racimos enteros con el más habitual despalillado. Las levaduras son siempre indígenas, el azufre se utiliza con medida, y las barricas son usadas porque el protagonista es el terruño con su variedad, y la madera no ha de ser un ingrediente primordial.

Datos principales
Año de fundación:
2012
Propietario
Luis Seabra