Vinos de Altanza

Bodegas Altanza, ubicada en Fuenmayor (Rioja Alta), nació en octubre de 1998 por un grupo de empresarios con un claro principio fundador: elaborar vinos de calidad, de un estilo más “vivaz” que el ...

Leer más

Bodega: Altanza

Bodegas Altanza, ubicada en Fuenmayor (Rioja Alta), nació en octubre de 1998 por un grupo de empresarios con un claro principio fundador: elaborar vinos de calidad, de un estilo más “vivaz” que el clásico Rioja de antaño, y comercializarlos a un precio justo. La larga tradición vitivinícola y enológica de la región era motivo de orgullo y debía respetarse en su esencia. Sin embargo, el gusto de los consumidores nacionales y extranjeros, cada vez mejor informados, y las exigencias de higiene, calidad y eficiencia de nuestros tiempos les indicaban claramente que las nuevas tecnologías debían estar presentes en el proceso de elaboración desde el principio.
Por consiguiente, la arquitectura de la bodega se concibe también, al igual que el proyecto, siguiendo un equilibrio entre tradición y tecnología.

La tradición no solo se refleja en la belleza del edificio central y sus jardines, sino también en la elección de su varietal, el tempranillo, y en ciertos elementos del proceso de vinificación, como las prensas hidráulicas verticales o los tinos de 22.000 litros de capacidad hechos con el roble que proviene de los bosques centenarios de “Allier”, en Francia. Además, cabe señalar que la mayor parte de sus 7500 barricas son de roble francés.

La tecnología se refleja principalmente en los depósitos de acero inoxidable de distintos tamaños -lo que permite una personalización de los caldos más flexible-, dotados de camisas de frío y calor para el control absoluto de la temperatura durante las fermentaciones. Cuentan también con su propio laboratorio y con un botellero moderno, que se mantiene a una temperatura constante.

La finca tiene 220 hectáreas de viñedo y 50 de olivar, les suministran la mayor parte de la uva que necesitan; el resto se selecciona cuidadosamente.

Bodegas Altanza, ubicada en Fuenmayor (Rioja Alta), nació en octubre de 1998 por un grupo de empresarios con un claro principio fundador: elaborar vinos de calidad, de un estilo más “vivaz” que el clásico Rioja de antaño, y comercializarlos a un precio justo. La larga tradición vitivinícola y enológica de la región era motivo de orgullo y debía respetarse en su esencia. Sin embargo, el gusto de los consumidores nacionales y extranjeros, cada vez mejor informados, y las exigencias de higiene, calidad y eficiencia de nuestros tiempos les indicaban claramente que las nuevas tecnologías debían estar presentes en el proceso de elaboración desde el principio.
Por consiguiente, la arquitectura de la bodega se concibe también, al igual que el proyecto, siguiendo un equilibrio entre tradición y tecnología.

La tradición no solo se refleja en la belleza del edificio central y sus jardines, sino también en la elección de su varietal, el tempranillo, y en ciertos elementos del proceso de vinificación, como las prensas hidráulicas verticales o los tinos de 22.000 litros de capacidad hechos con el roble que proviene de los bosques centenarios de “Allier”, en Francia. Además, cabe señalar que la mayor parte de sus 7500 barricas son de roble francés.

La tecnología se refleja principalmente en los depósitos de acero inoxidable de distintos tamaños -lo que permite una personalización de los caldos más flexible-, dotados de camisas de frío y calor para el control absoluto de la temperatura durante las fermentaciones. Cuentan también con su propio laboratorio y con un botellero moderno, que se mantiene a una temperatura constante.

La finca tiene 220 hectáreas de viñedo y 50 de olivar, les suministran la mayor parte de la uva que necesitan; el resto se selecciona cuidadosamente.

Datos principales
Año de fundación:
1998