Vinos de El Maestro Sierra

En los inicios del siglo XIX, un maestro tonelero de apellido Sierra y nombre Jose Antonio, gran conocedor del oficio más cercano de Jerez gracias a su propia tonelería de La Merced, aunque ajeno a...

Leer más

Bodega: El Maestro Sierra

En los inicios del siglo XIX, un maestro tonelero de apellido Sierra y nombre Jose Antonio, gran conocedor del oficio más cercano de Jerez gracias a su propia tonelería de La Merced, aunque ajeno a las grandes familias bodegueras, se atrevió a poner en marcha un sueño…
Lo hizo en lo que entonces eran las afueras de Jerez de 1830, donde aĂşn hoy se levanta coqueta, discreta y orgullosa la bodega El Maestro Sierra.

El paso del tiempo ha certificado la constataciĂłn del buen hacer de este gran Maestro Tonelero, parte de cuya obra aĂşn se conserva hoy dĂ­a en forma de toneles de 2.000 litros, cincelados con su firma sobre la madera, que atesoran los mejores vinos de la Casa.

La impronta de este Maestro Tonelero fue tal que sus sucesores decidieron que diera nombre oficial a la bodega, la cual se siente orgullosa de su fundador y mantiene a gala los procedimientos artesanos en la crianza de sus vinos.
La bodega El Maestro Sierra atesora, más de 180 años después de su creación, el mismo carácter tradicional y artesanal y se mantiene en manos de la misma familia que le dio vida y que desde entonces envejece, embotella y comercializa vinos de la Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry.
De hecho, continúa ubicada en el casco de bodega –construcción típica jerezana – en el que abrió sus puertas en el centro histórico hace casi dos siglos. Por eso, muchos de los elementos se mantienen prácticamente intactos, desde el suelo de albero en el que asientan las andanas donde el sosiego y la calma ven envejecer el vino; hasta algunas de las botas, que conservan vinos datados en 1860.

El paso del tiempo y su máxima de producir calidad frente a cantidad han convertido a los caldos de El Maestro Sierra en pequeñas obras de arte, vinos de extrema vejez y calidad, VORS, apreciados por los paladares más exquisitos. La dulzura y habilidad en las labores de trasiego, que todavía se realizan a mano, la humedad justa que conservan las paredes de la bodega y la tierra de albero sobre la que se asientan sus soleras y sobre todo la calma con la que se mima la crianza de los vinos convierten cada bota que envejece en El Maestro Sierra en un útero de madera único y excepcional, del que nacerán vinos igualmente extraordinarios, personales e inigualables, reconocidos en todo el mundo.

La bodega El Maestro Sierra cuenta, además, con la figura excepcional de su propietaria: Doña Pilar Plá Pechovierto, que la dirige desde 1976. Tras enviudar de su esposo, Don Antonio Borrego Casal, y con una fortaleza de espíritu encomiable, supo ponerse al frente de un negocio hasta entonces desconocido para ella y elevarlo a la categoría de lo que es en la actualidad: una bodega de prestigio universal, galardonada en 2011 como una de las 100 Bodegas más importantes del mundo por la prestigiosa “Wine & Spirits”.

En los inicios del siglo XIX, un maestro tonelero de apellido Sierra y nombre Jose Antonio, gran conocedor del oficio más cercano de Jerez gracias a su propia tonelería de La Merced, aunque ajeno a las grandes familias bodegueras, se atrevió a poner en marcha un sueño…
Lo hizo en lo que entonces eran las afueras de Jerez de 1830, donde aĂşn hoy se levanta coqueta, discreta y orgullosa la bodega El Maestro Sierra.

El paso del tiempo ha certificado la constataciĂłn del buen hacer de este gran Maestro Tonelero, parte de cuya obra aĂşn se conserva hoy dĂ­a en forma de toneles de 2.000 litros, cincelados con su firma sobre la madera, que atesoran los mejores vinos de la Casa.

La impronta de este Maestro Tonelero fue tal que sus sucesores decidieron que diera nombre oficial a la bodega, la cual se siente orgullosa de su fundador y mantiene a gala los procedimientos artesanos en la crianza de sus vinos.
La bodega El Maestro Sierra atesora, más de 180 años después de su creación, el mismo carácter tradicional y artesanal y se mantiene en manos de la misma familia que le dio vida y que desde entonces envejece, embotella y comercializa vinos de la Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry.
De hecho, continúa ubicada en el casco de bodega –construcción típica jerezana – en el que abrió sus puertas en el centro histórico hace casi dos siglos. Por eso, muchos de los elementos se mantienen prácticamente intactos, desde el suelo de albero en el que asientan las andanas donde el sosiego y la calma ven envejecer el vino; hasta algunas de las botas, que conservan vinos datados en 1860.

El paso del tiempo y su máxima de producir calidad frente a cantidad han convertido a los caldos de El Maestro Sierra en pequeñas obras de arte, vinos de extrema vejez y calidad, VORS, apreciados por los paladares más exquisitos. La dulzura y habilidad en las labores de trasiego, que todavía se realizan a mano, la humedad justa que conservan las paredes de la bodega y la tierra de albero sobre la que se asientan sus soleras y sobre todo la calma con la que se mima la crianza de los vinos convierten cada bota que envejece en El Maestro Sierra en un útero de madera único y excepcional, del que nacerán vinos igualmente extraordinarios, personales e inigualables, reconocidos en todo el mundo.

La bodega El Maestro Sierra cuenta, además, con la figura excepcional de su propietaria: Doña Pilar Plá Pechovierto, que la dirige desde 1976. Tras enviudar de su esposo, Don Antonio Borrego Casal, y con una fortaleza de espíritu encomiable, supo ponerse al frente de un negocio hasta entonces desconocido para ella y elevarlo a la categoría de lo que es en la actualidad: una bodega de prestigio universal, galardonada en 2011 como una de las 100 Bodegas más importantes del mundo por la prestigiosa “Wine & Spirits”.

Datos principales
Año de fundación:
1830
Propietario
Pilar Plá Pechovierto