Vinos de Valdespino

Valdespino es una de las bodegas jerezanas más antiguas. Fundada en 1875, sus antecedentes generacionales se remontan hasta don Alfonso Valdespino, que combatió al lado del Rey Al...

Leer más

Bodega: Valdespino

Valdespino es una de las bodegas jerezanas más antiguas. Fundada en 1875, sus antecedentes generacionales se remontan hasta don Alfonso Valdespino, que combatió al lado del Rey Alfonso X El Sabio durante la reconquista de Jerez en 1264. De sus envidiables soleras proceden toda una serie de emblemáticos vinos, como Inocente, Tío Diego, Coliseo o Cardenal, junto a muchos otros que más o menos en la sombra permanecen vivos a la espera de que el amante de los vinos los aprecie.

El Grupo Estévez es una empresa que posee bodegas en el marco de Jerez. Es un grupo familiar independiente, con gran tradición en la elaboración y crianza de Vino Jerez y brandies de Jerez. Es propietario de las prestigiosas bodegas Marqués del Real Tesoro.

Cardenal fue la segunda marca registrada por Valdespino, el 8 de enero de 1894, hace poco mas de 125 años nada menos, justo tres días después de Inocente, que es la primera.

Eduardo Ojeda, enólogo y director de Valdespino, habla acerca de unas notas de Miguel Valdespino a un cliente en las que comenta, acerca del Palo Cortado Cardenal, que su nombre viene de unas exportaciones que se hicieron a finales del siglo XIX a Irlanda, al notorio cardenal de Salis, un enamorado de este 'sherry'.

Eduardo comenta que, pensando en cómo serían los vinos entonces y sabiendo que la viña era Macharnudo Alto, es fácil deducir que los señores de Valdespino 'encerraban' las cosechas de su preciada viña en botas para la fermentación y luego para la crianza.

Ésta transcurría como consta en los libros, primero crianza biológica, luego selección y separación de vinos que tiran a palo cortado, obteniéndose un fino/amontillado que era Inocente y un palo cortado que era Cardenal. Y nos habla de fino/amontillado porque en aquella época los finos, con toda probabilidad, no eran como los de ahora, sino que eran vinos con más crianza y que seguramente finalizarían de forma oxidativa.

CP son las iniciales de Calle Ponce, lugar en el que se encontraba la antigua bodega que albergaba la solera de este vino. La bodega fue adquirida por Valdespino alrededor de los años 60 y allí empezaron a colocarse las botas que más adelante formaron la solera del Viejo CP. Es un palo cortado viejo.

En Valdespino coexisten en paralelo dos líneas de vinos finos con un origen común. Se trata de las soleras de Fino Inocente y de Amontillado Tío Diego. Fino Inocente es un vino difícil de igualar.

Inocente es la primera marca registrada de Valdespino, por lo que su solera fue inaugurada con toda probabilidad hace más de un siglo. La crianza biológica de este vino ha llegado a su límite, estimándose su edad en unos diez años.

Amontillado Tío Diego, un amontillado de marcado carácter biológico, pues su vida discurre por diez criaderas antes de llegar a la solera. Al igual que sucedía con Inocente, tenemos 70 botas por escala, tanto en la solera como en cada una de las diez criaderas. De estas diez criaderas, nada menos que las ocho últimas, desde la décima a la tercera, son de crianza biológica. En el paso de la tercera a la segunda, las últimas dos escalas más la solera son ya de crianza oxidativa. Se realiza una saca anual, resultando un vino de una media de 14 años de edad, ocho de los cuales se estiman de crianza biológica y seis de crianza oxidativa.

Las Bodegas José Estévez son los sucesores de la firma José Leña Rendón y Compañía, establecida en 1809 y dedicada a la crianza de Jerez y Brandies.

En el año 1989, la familia Estévez trazó un plan para fusionar dos compañías, JOSÉ ESTEVEZ, y MARQUÉS DEL REAL TESORO.
En mayo de 1993 es adquirida la marca internacional FINO TIO MATEO, así como todas sus soleras, en septiembre de 1999 es adquirida una de las Bodegas más antiguas de Jerez, A.R. VALDESPINO y en 2007 se hace con el control de las compañías Hijos de Rainera Pérez Marín y M. Gil Luque, propietarias de la conocida Manzanilla de Sanlúcar "La Guita".

Valdespino es una de las bodegas jerezanas más antiguas. Fundada en 1875, sus antecedentes generacionales se remontan hasta don Alfonso Valdespino, que combatió al lado del Rey Alfonso X El Sabio durante la reconquista de Jerez en 1264. De sus envidiables soleras proceden toda una serie de emblemáticos vinos, como Inocente, Tío Diego, Coliseo o Cardenal, junto a muchos otros que más o menos en la sombra permanecen vivos a la espera de que el amante de los vinos los aprecie.

El Grupo Estévez es una empresa que posee bodegas en el marco de Jerez. Es un grupo familiar independiente, con gran tradición en la elaboración y crianza de Vino Jerez y brandies de Jerez. Es propietario de las prestigiosas bodegas Marqués del Real Tesoro.

Cardenal fue la segunda marca registrada por Valdespino, el 8 de enero de 1894, hace poco mas de 125 años nada menos, justo tres días después de Inocente, que es la primera.

Eduardo Ojeda, enólogo y director de Valdespino, habla acerca de unas notas de Miguel Valdespino a un cliente en las que comenta, acerca del Palo Cortado Cardenal, que su nombre viene de unas exportaciones que se hicieron a finales del siglo XIX a Irlanda, al notorio cardenal de Salis, un enamorado de este 'sherry'.

Eduardo comenta que, pensando en cómo serían los vinos entonces y sabiendo que la viña era Macharnudo Alto, es fácil deducir que los señores de Valdespino 'encerraban' las cosechas de su preciada viña en botas para la fermentación y luego para la crianza.

Ésta transcurría como consta en los libros, primero crianza biológica, luego selección y separación de vinos que tiran a palo cortado, obteniéndose un fino/amontillado que era Inocente y un palo cortado que era Cardenal. Y nos habla de fino/amontillado porque en aquella época los finos, con toda probabilidad, no eran como los de ahora, sino que eran vinos con más crianza y que seguramente finalizarían de forma oxidativa.

CP son las iniciales de Calle Ponce, lugar en el que se encontraba la antigua bodega que albergaba la solera de este vino. La bodega fue adquirida por Valdespino alrededor de los años 60 y allí empezaron a colocarse las botas que más adelante formaron la solera del Viejo CP. Es un palo cortado viejo.

En Valdespino coexisten en paralelo dos líneas de vinos finos con un origen común. Se trata de las soleras de Fino Inocente y de Amontillado Tío Diego. Fino Inocente es un vino difícil de igualar.

Inocente es la primera marca registrada de Valdespino, por lo que su solera fue inaugurada con toda probabilidad hace más de un siglo. La crianza biológica de este vino ha llegado a su límite, estimándose su edad en unos diez años.

Amontillado Tío Diego, un amontillado de marcado carácter biológico, pues su vida discurre por diez criaderas antes de llegar a la solera. Al igual que sucedía con Inocente, tenemos 70 botas por escala, tanto en la solera como en cada una de las diez criaderas. De estas diez criaderas, nada menos que las ocho últimas, desde la décima a la tercera, son de crianza biológica. En el paso de la tercera a la segunda, las últimas dos escalas más la solera son ya de crianza oxidativa. Se realiza una saca anual, resultando un vino de una media de 14 años de edad, ocho de los cuales se estiman de crianza biológica y seis de crianza oxidativa.

Las Bodegas José Estévez son los sucesores de la firma José Leña Rendón y Compañía, establecida en 1809 y dedicada a la crianza de Jerez y Brandies.

En el año 1989, la familia Estévez trazó un plan para fusionar dos compañías, JOSÉ ESTEVEZ, y MARQUÉS DEL REAL TESORO.
En mayo de 1993 es adquirida la marca internacional FINO TIO MATEO, así como todas sus soleras, en septiembre de 1999 es adquirida una de las Bodegas más antiguas de Jerez, A.R. VALDESPINO y en 2007 se hace con el control de las compañías Hijos de Rainera Pérez Marín y M. Gil Luque, propietarias de la conocida Manzanilla de Sanlúcar "La Guita".

Datos principales
Año de fundación:
1430
Propietario
Grupo Estévez