El proyecto de Ánima Negra -que comparten el enólogo Francesc Grimalt y sus socios Miguel Ángel Cerdà y Pere Obrador- ha sido uno de los que más expectativas han deparado al viñedo ma...

Leer más

Bodega: Ánima Negra Viticultor

El proyecto de Ánima Negra -que comparten el enólogo Francesc Grimalt y sus socios Miguel Ángel Cerdà y Pere Obrador- ha sido uno de los que más expectativas han deparado al viñedo mallorquín desde la fundación de la bodega, en 1994. La Joven bodega es fruto de la simbiosis del clima, el suelo y las variedades autóctonas de la isla de Mallorca.

El resultado son unos vinos sinceros y especiales, alejados de las tendencias de creación de vinos impersonales. Es esta premisa, junto con el objetivo de producir unos vinos de la
máxima calidad posible, la que marca el día a día en Ánima Negra.

Situada en el sureste de la isla, la bodega produce los vinos en la antigua “possessió” de Son Burguera, cercana al pueblo de Felanitx y que data del siglo XIII.

La viticultura natural es una prioridad. El respeto por las particularidades de la tierra y el cultivo de variedades autóctonas (Callet, Mantonegro, Fogoneu y Prensal Blanc) han configurado una filosofía propia tanto en la forma de entender la viticultura como en el propio producto.

El proyecto de Ánima Negra -que comparten el enólogo Francesc Grimalt y sus socios Miguel Ángel Cerdà y Pere Obrador- ha sido uno de los que más expectativas han deparado al viñedo mallorquín desde la fundación de la bodega, en 1994. La Joven bodega es fruto de la simbiosis del clima, el suelo y las variedades autóctonas de la isla de Mallorca.

El resultado son unos vinos sinceros y especiales, alejados de las tendencias de creación de vinos impersonales. Es esta premisa, junto con el objetivo de producir unos vinos de la
máxima calidad posible, la que marca el día a día en Ánima Negra.

Situada en el sureste de la isla, la bodega produce los vinos en la antigua “possessió” de Son Burguera, cercana al pueblo de Felanitx y que data del siglo XIII.

La viticultura natural es una prioridad. El respeto por las particularidades de la tierra y el cultivo de variedades autóctonas (Callet, Mantonegro, Fogoneu y Prensal Blanc) han configurado una filosofía propia tanto en la forma de entender la viticultura como en el propio producto.

Datos principales
Año de fundación:
1994
Propietario
Francesc Grimalt, Pere Obrador y Miguel Ángel Cerdà