Vinos de Bodega Matias I Torres

Fundada en 1885, la bodega Juan Matías Torres es una de las más antiguas de Canarias y ha mantenido desde entonces una actividad ininterrumpida gracias a la labor de cinco generaciones de la...

Leer más

Bodega: Bodega Matias I Torres

Fundada en 1885, la bodega Juan Matías Torres es una de las más antiguas de Canarias y ha mantenido desde entonces una actividad ininterrumpida gracias a la labor de cinco generaciones de la misma familia.

Sin duda, esta bodega destaca por su excepcional ubicación, en el extremo sur de la denominación, en la subzona denominada Fuencaliente, aunque cuenta con viñedos importantes en otros parajes de prestigio como Mazo (en el este geográfico más próximo a la bodega) y Garafía (en el noroeste). Estas viñas destacan por su superficie irregular y su baja densidad y están situadas a una altitud entre los 200 y los 1200 metros de altitud. Por lo general, son viñedos en pendientes acusadas sometidos a condiciones climáticas muy diversas y especiales. A esto hay que añadir la existencia de viñas viejas, de una media de edad de 50 años, determinadas por la baja productividad. Variedades como la tinta Negramoll o la Albillo criollo son algunas de estas uvas repletas de originalidad que fueron sembradas sin injertar ya que las islas se libraron del ataque de la filoxera que arrasó Europa desde finales del siglo XIX.

La abrupta orografía, la influencia del mar, la variedad de suelos y los métodos ancestrales de cultivo sin duda definen el carácter de los vinos de Matías i Torres, todos ellos elaborados en partidas muy limitadas con variedades autóctonas: malvasía, listán (negro y blanco), vijariego, castellana y negramoll.

Fundada en 1885, la bodega Juan Matías Torres es una de las más antiguas de Canarias y ha mantenido desde entonces una actividad ininterrumpida gracias a la labor de cinco generaciones de la misma familia.

Sin duda, esta bodega destaca por su excepcional ubicación, en el extremo sur de la denominación, en la subzona denominada Fuencaliente, aunque cuenta con viñedos importantes en otros parajes de prestigio como Mazo (en el este geográfico más próximo a la bodega) y Garafía (en el noroeste). Estas viñas destacan por su superficie irregular y su baja densidad y están situadas a una altitud entre los 200 y los 1200 metros de altitud. Por lo general, son viñedos en pendientes acusadas sometidos a condiciones climáticas muy diversas y especiales. A esto hay que añadir la existencia de viñas viejas, de una media de edad de 50 años, determinadas por la baja productividad. Variedades como la tinta Negramoll o la Albillo criollo son algunas de estas uvas repletas de originalidad que fueron sembradas sin injertar ya que las islas se libraron del ataque de la filoxera que arrasó Europa desde finales del siglo XIX.

La abrupta orografía, la influencia del mar, la variedad de suelos y los métodos ancestrales de cultivo sin duda definen el carácter de los vinos de Matías i Torres, todos ellos elaborados en partidas muy limitadas con variedades autóctonas: malvasía, listán (negro y blanco), vijariego, castellana y negramoll.

Datos principales
Año de fundación:
1885
Propietario
Juan Matías Torres Pérez