Vinos de Jiménez Landi

El nacimiento de una “nueva Méntrida” se hace evidente con los vinos de la joven bodega Jiménez Landi, que está apostando por una viticultura poco intervencionista. En su gama, Jiméne...

Leer más

Bodega: Jiménez-Landi

El nacimiento de una “nueva Méntrida” se hace evidente con los vinos de la joven bodega Jiménez Landi, que está apostando por una viticultura poco intervencionista. En su gama, Jiménez Landi contempla los “vinos de pueblo” y “los vinos de parcela”. El proyecto está centrado en el trabajo con la garnacha como variedad autóctona de la zona sin olvidar otras variedades que está demostrando su buena adaptación.

Fundada en 1994 por José y Daniel Jiménez Landi, esta dinámica bodega de la pequeña D.O. Méntrida explota un viñedo que data del siglo XVII, localizado a los pies de la sierra de Gredos, cerca de Toledo. La especialidad de la casa es la Garnacha tinta, que da lugar a una gama de tintos tan interesantes como diferenciados, que han conseguido colocar a Méntrida en el mapa español de los vinos de calidad.

Con un trabajo serio y riguroso en el terreno, los Jiménez Landi han optado por una viticultura ecológica y biodinámica, que confiere a sus vinos una personalidad única. Un referente de la nueva viticultura española.

Trabajan un total de 15 hectáreas de viñedo en Méntrida con edades comprendidas entre los 12 y 40 años. La variedad autóctona de la zona es la garnacha sin olvidar otras variedades que están adaptándose muy bien. los viñedos están situados sobre suelos arenosos graníticos muy degradados, pobres en materia orgánica, ácidos y con poca cal. las altitudes de los viñedos están comprendidas entre los 550 y 650 metros de altitud.

En el pueblo del Real de San Vicente disponen de 5 hectáreas de viñedos viejos de garnacha con edades comprendidas entre los 40 y los 70 años situados entre los 750 y los 850 metros de altitud sobre suelos arenosos graníticos de origen silíceo. Se trata de pequeñas parcelas que se trabajan siguiendo una agricultura ecológica.

El nacimiento de una “nueva Méntrida” se hace evidente con los vinos de la joven bodega Jiménez Landi, que está apostando por una viticultura poco intervencionista. En su gama, Jiménez Landi contempla los “vinos de pueblo” y “los vinos de parcela”. El proyecto está centrado en el trabajo con la garnacha como variedad autóctona de la zona sin olvidar otras variedades que está demostrando su buena adaptación.

Fundada en 1994 por José y Daniel Jiménez Landi, esta dinámica bodega de la pequeña D.O. Méntrida explota un viñedo que data del siglo XVII, localizado a los pies de la sierra de Gredos, cerca de Toledo. La especialidad de la casa es la Garnacha tinta, que da lugar a una gama de tintos tan interesantes como diferenciados, que han conseguido colocar a Méntrida en el mapa español de los vinos de calidad.

Con un trabajo serio y riguroso en el terreno, los Jiménez Landi han optado por una viticultura ecológica y biodinámica, que confiere a sus vinos una personalidad única. Un referente de la nueva viticultura española.

Trabajan un total de 15 hectáreas de viñedo en Méntrida con edades comprendidas entre los 12 y 40 años. La variedad autóctona de la zona es la garnacha sin olvidar otras variedades que están adaptándose muy bien. los viñedos están situados sobre suelos arenosos graníticos muy degradados, pobres en materia orgánica, ácidos y con poca cal. las altitudes de los viñedos están comprendidas entre los 550 y 650 metros de altitud.

En el pueblo del Real de San Vicente disponen de 5 hectáreas de viñedos viejos de garnacha con edades comprendidas entre los 40 y los 70 años situados entre los 750 y los 850 metros de altitud sobre suelos arenosos graníticos de origen silíceo. Se trata de pequeñas parcelas que se trabajan siguiendo una agricultura ecológica.

Datos principales
Año de fundación:
1994
Propietario
José Benavides Jiménez Landi