Dehesa del Carrizal está situada en los Montes de Toledo, cerca del Parque Nacional de Cabañeros, entre las cuencas del Tajo y del Guadiana.

Dehesa del Carrizal es un Vino de Pago, la ...

Leer más

Bodega: Dehesa del Carrizal

Dehesa del Carrizal está situada en los Montes de Toledo, cerca del Parque Nacional de Cabañeros, entre las cuencas del Tajo y del Guadiana.

Dehesa del Carrizal es un Vino de Pago, la más alta calificación que contempla la legislación. Se trata de una Denominación de Origen Protegida y limitada a 15 bodegas españolas. La singularidad del enclave, los suelos y el clima hacen que se obtengan vinos excepcionales.
Según la ley 24/2003 del 10 de julio de la viña y el vino se considera pago a “Un paraje rural con características edáficas y de microclima propias que lo diferencian y distinguen de su entorno, y donde se obtienen vinos con rasgos y cualidades singulares. Además, la producción de uva, la elaboración del vino y el embotellado deben realizarse dentro del pago, siguiendo estrictamente las normas de producción reguladas por Orden Ministerial específica para cada Pago”.

Las primeras cepas habitan Dehesa del Carrizal desde 1987. A este Cabernet Sauvignon se fueron uniendo después Syrah, Merlot, Tempranillo, Chardonnay y Petit Verdot.
Inspiradas por suelos pedregosos y subsuelos ácidos, las cepas producen unas uvas singulares con un largo proceso de maduración.

El viñedo, orientado al noroeste y protegido por la ladera de clima seco mediterráneo, alberga cepas seleccionadas y conducidas en espaldera.

A principios de los años 90 ya ven la luz los primeros vinos, que pronto comenzaron a cosechar éxitos. El Petit Verdot fue galardonado como el mejor vino español de 2014. Los vinos de Dehesa del Carrizal se caracterizan por tener mucha personalidad, potentes, elegantes, de mucha complejidad, que maridan muy bien con las comidas y que dejan una huella en la memoria, con una buena relación calidad-precio.

Dehesa del Carrizal está situada en los Montes de Toledo, cerca del Parque Nacional de Cabañeros, entre las cuencas del Tajo y del Guadiana.

Dehesa del Carrizal es un Vino de Pago, la más alta calificación que contempla la legislación. Se trata de una Denominación de Origen Protegida y limitada a 15 bodegas españolas. La singularidad del enclave, los suelos y el clima hacen que se obtengan vinos excepcionales.
Según la ley 24/2003 del 10 de julio de la viña y el vino se considera pago a “Un paraje rural con características edáficas y de microclima propias que lo diferencian y distinguen de su entorno, y donde se obtienen vinos con rasgos y cualidades singulares. Además, la producción de uva, la elaboración del vino y el embotellado deben realizarse dentro del pago, siguiendo estrictamente las normas de producción reguladas por Orden Ministerial específica para cada Pago”.

Las primeras cepas habitan Dehesa del Carrizal desde 1987. A este Cabernet Sauvignon se fueron uniendo después Syrah, Merlot, Tempranillo, Chardonnay y Petit Verdot.
Inspiradas por suelos pedregosos y subsuelos ácidos, las cepas producen unas uvas singulares con un largo proceso de maduración.

El viñedo, orientado al noroeste y protegido por la ladera de clima seco mediterráneo, alberga cepas seleccionadas y conducidas en espaldera.

A principios de los años 90 ya ven la luz los primeros vinos, que pronto comenzaron a cosechar éxitos. El Petit Verdot fue galardonado como el mejor vino español de 2014. Los vinos de Dehesa del Carrizal se caracterizan por tener mucha personalidad, potentes, elegantes, de mucha complejidad, que maridan muy bien con las comidas y que dejan una huella en la memoria, con una buena relación calidad-precio.

Datos principales
Año de fundación:
1987
Propietario
Pierre-Yves Dessèvre