Vinos de Castro Ventosa

Es difícil ubicar los inicios de la familia, en el cultivo de la vid, pero ya en 1752 figuran como viticultores en Valtuille y elaborando vino de algunas parcelas en las que sus uvas forman ...

Leer más

Bodega: Castro Ventosa

Es difícil ubicar los inicios de la familia, en el cultivo de la vid, pero ya en 1752 figuran como viticultores en Valtuille y elaborando vino de algunas parcelas en las que sus uvas forman parte de los vinos de la bodega.

Los vinos son el resultado del proceso de los frutos que año tras año han pasado generación a generación, ya son en torno a 60 ha. de viñedo en el pueblo de Valtuille de Abajo, el 80% con más de 50 años y de las variedades que nuestros ancestros fueron creyendo mejores para sus vinos.

El viñedo está ubicado sobre las lomas del pueblo de Valtuille de Abajo, son unas 300 parcelas asentadas sobre diferentes suelos y diferentes orientaciones garantizando así la diversidad organoléptica de nuestros vinos.

La bodega de planta circular construida en hormigón y asentada bajo tierra es el marco que nos preserva las condiciones requeridas para la estancia de barricas y vinos.

Hablar de Castro Ventosa, es hablar de un paraje, pero sobre todo de unos seres arraigados a tierra; son estas unas personas con estilo propio, sobrias y discretas, ajenas a sobresaltos, modas y tendencias efímeras, y tan solo sujetas al ritmo cíclico y monótono del transcurrir de las estaciones y la viña. En Castro Ventosa la vida gravita entorno a la tierra, a la viña, a la uva y a su fruto, el vino, que sólo se concibe como la consecuencia natural del buen hacer en todas sus etapas, pero sobre todo en la propia cepa.

La elaboración de vino de alta calidad empieza en la propia viña donde se han de dar, extremando los cuidados, las condiciones esenciales para que todo el ciclo culmine con éxito. Es crucial la vigilancia a pie de plantación para la elección del buen momento de la vendimia con la uva en su punto óptimo de maduración. Esta se ha de recolectar a mano, racimo a racimo, descartando cualquier defecto.

En la actualidad Castro Ventosa refleja el espíritu más tradicional de la elaboración de los vinos en armonía con la experiencia heredada generación tras generación, y solo el cultivo de su propia tierra garantiza su personalidad a la hora de elaborar sus vinos.

Es difícil ubicar los inicios de la familia, en el cultivo de la vid, pero ya en 1752 figuran como viticultores en Valtuille y elaborando vino de algunas parcelas en las que sus uvas forman parte de los vinos de la bodega.

Los vinos son el resultado del proceso de los frutos que año tras año han pasado generación a generación, ya son en torno a 60 ha. de viñedo en el pueblo de Valtuille de Abajo, el 80% con más de 50 años y de las variedades que nuestros ancestros fueron creyendo mejores para sus vinos.

El viñedo está ubicado sobre las lomas del pueblo de Valtuille de Abajo, son unas 300 parcelas asentadas sobre diferentes suelos y diferentes orientaciones garantizando así la diversidad organoléptica de nuestros vinos.

La bodega de planta circular construida en hormigón y asentada bajo tierra es el marco que nos preserva las condiciones requeridas para la estancia de barricas y vinos.

Hablar de Castro Ventosa, es hablar de un paraje, pero sobre todo de unos seres arraigados a tierra; son estas unas personas con estilo propio, sobrias y discretas, ajenas a sobresaltos, modas y tendencias efímeras, y tan solo sujetas al ritmo cíclico y monótono del transcurrir de las estaciones y la viña. En Castro Ventosa la vida gravita entorno a la tierra, a la viña, a la uva y a su fruto, el vino, que sólo se concibe como la consecuencia natural del buen hacer en todas sus etapas, pero sobre todo en la propia cepa.

La elaboración de vino de alta calidad empieza en la propia viña donde se han de dar, extremando los cuidados, las condiciones esenciales para que todo el ciclo culmine con éxito. Es crucial la vigilancia a pie de plantación para la elección del buen momento de la vendimia con la uva en su punto óptimo de maduración. Esta se ha de recolectar a mano, racimo a racimo, descartando cualquier defecto.

En la actualidad Castro Ventosa refleja el espíritu más tradicional de la elaboración de los vinos en armonía con la experiencia heredada generación tras generación, y solo el cultivo de su propia tierra garantiza su personalidad a la hora de elaborar sus vinos.

Datos principales
Año de fundación:
1752
Propietario
Familia Pérez