El origen de Bodegas La Loba surge en una pequeña aldea soriana ubicada al comienzo de la Denominación de Origen de Ribera del Duero, concretamente en Matanza de Soria. El nombre tan ...

Leer más

Bodega: La Loba

El origen de Bodegas La Loba surge en una pequeña aldea soriana ubicada al comienzo de la Denominación de Origen de Ribera del Duero, concretamente en Matanza de Soria. El nombre tan insinuante de La Loba marca el carácter, la fuerza, la decisión, firmeza y astucia.

Situados a 900 metros de altitud, los viñedos están envueltos por una climatología marcada por el frío con largos inviernos, una pluviometria moderada, primaveras con heladas tardías y veranos cortos pero intensos, con noches de frescas temperaturas. Estas características marcan el ciclo vegetativo de las plantas, así como la maduración y calidad de los racimos.

Los viñedos son centenarios y la gran mayoría prefiloxéricos, lo cual es de gran importancia para el vino, ya que son características muy poco comunes. Debido al sistema de plantación en vaso se ven obligados a realizar todos los trabajos de forma manual, y a ello hay que sumarle que las plantaciones están repartidas en minifundios, lo que hace más costoso y laborioso el trabajo en el viñedo. La variedad tinta que cultivan y elaboran es la Tempranillo.

A todos estos procesos hay que añadirles esa chispa que pone su bodeguera, viticultura y enóloga, Ana Carazo, con sus ganas, su alegría, su delicadeza, esa ilusión que la invade todos los días, con ese sello de humildad y esa sencillez que la caracteriza… porque estos ingredientes son parte del alma de La Loba.

El origen de Bodegas La Loba surge en una pequeña aldea soriana ubicada al comienzo de la Denominación de Origen de Ribera del Duero, concretamente en Matanza de Soria. El nombre tan insinuante de La Loba marca el carácter, la fuerza, la decisión, firmeza y astucia.

Situados a 900 metros de altitud, los viñedos están envueltos por una climatología marcada por el frío con largos inviernos, una pluviometria moderada, primaveras con heladas tardías y veranos cortos pero intensos, con noches de frescas temperaturas. Estas características marcan el ciclo vegetativo de las plantas, así como la maduración y calidad de los racimos.

Los viñedos son centenarios y la gran mayoría prefiloxéricos, lo cual es de gran importancia para el vino, ya que son características muy poco comunes. Debido al sistema de plantación en vaso se ven obligados a realizar todos los trabajos de forma manual, y a ello hay que sumarle que las plantaciones están repartidas en minifundios, lo que hace más costoso y laborioso el trabajo en el viñedo. La variedad tinta que cultivan y elaboran es la Tempranillo.

A todos estos procesos hay que añadirles esa chispa que pone su bodeguera, viticultura y enóloga, Ana Carazo, con sus ganas, su alegría, su delicadeza, esa ilusión que la invade todos los días, con ese sello de humildad y esa sencillez que la caracteriza… porque estos ingredientes son parte del alma de La Loba.

Datos principales
Propietario
Ana Carazo