Vinos de Teso La Monja

En 1998 la familia Eguren fundó en Toro, con un grupo de socios, la bodega Numanthia-Termes..Sus dos grandes vinos Numanthia y Termanthia obtuvieron rápidamente el reconocimiento de la crítica i...

Leer más

Marcos-eguren

"Almirez se elabora con tinta de toro (100%) de viñedos propios situados en Valdefinjas y Toro, plantada en pie directo y adaptada perfectamente al clima y al suelo de la zona. Es resultado de un cultivo respetuoso con el entorno y el medio ambiente, con mínima intervención, sin herbicidas ni productos sistémicos y en consonancia con los biorritmos de la naturaleza."

Marcos Eguren
Enólogo Teso La Monja

Bodega: Teso la Monja

En 1998 la familia Eguren fundó en Toro, con un grupo de socios, la bodega Numanthia-Termes..Sus dos grandes vinos Numanthia y Termanthia obtuvieron rápidamente el reconocimiento de la crítica internacional.

Teso La Monja es un proyecto de la familia Eguren en Toro tras Numanthia Termes con el que buscan nuevos enfoques para lograr vinos de Toro únicos basándose en viñedos que poseen características muy específicas.

En el año 2004 la familia Eguren decidió no perder la ocasión y comenzó a comprar viñedos excepcionales que se les iban presentando. A finales de 2007, ante una magnífica oferta de compra y divergencias de futuro entre socios, vendieron la bodega al grupo de lujo Louis-Vuitton-Möet-Hennessy. El mismo año 2007, con las vendimias de la bodega Numanthia vinificadas aún por Marcos Eguren, también comienza a vinificar en su nueva bodega –esta vez en solitario– Teso la Monja.

La propiedad tiene más de 100 hectáreas de viñedos en las localidades de Valdefinjas, Toro y Villabuena del Puente plantadas con tinta de toro. Estos términos municipales están marcados por un clima continental con ligeros matices atlánticos, capaz de alternar unos secos y calurosos periodos estivales, con unos inviernos fríos con abundantes heladas y con un notable gradiente térmico entre el día y la noche. En la mayoría de los suelos predomina la textura arenosa con una gran cantidad de grava en la superficie y complementada por un subsuelo más arcilloso que le confiere una aceptable retención hídrica de las escasas precipitaciones recibidas durante todo el año. Es habitual la presencia de cantos rodados, que absorben el calor solar durante el día y lo transmite lentamente al suelo durante la noche, favoreciendo un adelanto en la maduración. En la bodega practican cuatro elaboraciones diferentes: en depósito cerrado con pigeage, en depósito cerrado convencional, en depósito troncocónico abierto y en depósito abierto con pigeage. De esta manera consiguen elaborar vinos con más precisión, con más elegancia y menos alcohólicos.

La bodega elaboraba inicialmente tres vinos desde 2007 (Almirez, Alabaster y Victorino), con la añada 2009 aparece Románico y en 2012 sale al mercado su vino más especial, Teso La Monja. Este vino cuya primera añada es 2008, es 100% tinta de toro y tiene una crianza de 24 meses. Toda su elaboración es artesanal, proviene de una única parcela de 1,8 hectáreas de características muy especiales y su producción está limitada a menos de mil botellas.

La Bodega Teso La Monja buscó dentro de la DO Toro unos terrenos capaces de transmitir la máxima mineralidad, lo que unido a las cepas viejas prefiloxéricas les ha hecho conseguir vinos únicos. Estos terrenos privilegiados se trabajan de manera eficiente y sostenible, respetando los ciclos y biorritmos de la planta sin por ello dejar de lado la más modernas técnicas de elaboración pero siempre teniendo presente los ritmos de la naturaleza.

En 1998 la familia Eguren fundó en Toro, con un grupo de socios, la bodega Numanthia-Termes..Sus dos grandes vinos Numanthia y Termanthia obtuvieron rápidamente el reconocimiento de la crítica internacional.

Teso La Monja es un proyecto de la familia Eguren en Toro tras Numanthia Termes con el que buscan nuevos enfoques para lograr vinos de Toro únicos basándose en viñedos que poseen características muy específicas.

En el año 2004 la familia Eguren decidió no perder la ocasión y comenzó a comprar viñedos excepcionales que se les iban presentando. A finales de 2007, ante una magnífica oferta de compra y divergencias de futuro entre socios, vendieron la bodega al grupo de lujo Louis-Vuitton-Möet-Hennessy. El mismo año 2007, con las vendimias de la bodega Numanthia vinificadas aún por Marcos Eguren, también comienza a vinificar en su nueva bodega –esta vez en solitario– Teso la Monja.

La propiedad tiene más de 100 hectáreas de viñedos en las localidades de Valdefinjas, Toro y Villabuena del Puente plantadas con tinta de toro. Estos términos municipales están marcados por un clima continental con ligeros matices atlánticos, capaz de alternar unos secos y calurosos periodos estivales, con unos inviernos fríos con abundantes heladas y con un notable gradiente térmico entre el día y la noche. En la mayoría de los suelos predomina la textura arenosa con una gran cantidad de grava en la superficie y complementada por un subsuelo más arcilloso que le confiere una aceptable retención hídrica de las escasas precipitaciones recibidas durante todo el año. Es habitual la presencia de cantos rodados, que absorben el calor solar durante el día y lo transmite lentamente al suelo durante la noche, favoreciendo un adelanto en la maduración. En la bodega practican cuatro elaboraciones diferentes: en depósito cerrado con pigeage, en depósito cerrado convencional, en depósito troncocónico abierto y en depósito abierto con pigeage. De esta manera consiguen elaborar vinos con más precisión, con más elegancia y menos alcohólicos.

La bodega elaboraba inicialmente tres vinos desde 2007 (Almirez, Alabaster y Victorino), con la añada 2009 aparece Románico y en 2012 sale al mercado su vino más especial, Teso La Monja. Este vino cuya primera añada es 2008, es 100% tinta de toro y tiene una crianza de 24 meses. Toda su elaboración es artesanal, proviene de una única parcela de 1,8 hectáreas de características muy especiales y su producción está limitada a menos de mil botellas.

La Bodega Teso La Monja buscó dentro de la DO Toro unos terrenos capaces de transmitir la máxima mineralidad, lo que unido a las cepas viejas prefiloxéricas les ha hecho conseguir vinos únicos. Estos terrenos privilegiados se trabajan de manera eficiente y sostenible, respetando los ciclos y biorritmos de la planta sin por ello dejar de lado la más modernas técnicas de elaboración pero siempre teniendo presente los ritmos de la naturaleza.

Datos principales
Año de fundación:
2009
Propietario
Marcos y Miguel Eguren