Vinos de Cérvoles

En la población de La Pobla de Cérvoles (Las Garrigas), a 750 metros de altura y únicamente separada del Priorato por la Sierra de Llena, Cérvoles Celler dispone de una finca de 35...

Leer más

Bodega: Cérvoles

En la población de La Pobla de Cérvoles (Las Garrigas), a 750 metros de altura y únicamente separada del Priorato por la Sierra de Llena, Cérvoles Celler dispone de una finca de 35 hectáreas de viñas, distribuidas en 10 parcelas diferentes, de las variedades Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Merlot, Garnacha, Chardonnay y Macabeo. El propietario de la bodega, Tomàs Cusiné, emprendió en 1997 el reto en un territorio vinícola ancestral, el de La Pobla de Cérvoles, recuperando una práctica que por entonces no propiciaba mayor interés en el mundo del vino, la viticultura de montaña.

La climatología es muy suave a pesar de la dureza de la zona. La textura del suelo, que combina arcilla y diferentes niveles de grava, confiere un equilibrio hídrico óptimo para la elaboración de vinos de alta calidad. Fruto de estas dos características, se obtienen vinos de alta graduación alcohólica, extracto, color y una pronunciada y elegante personalidad.

El parque de barricas es uno de sus mayores centros de atención. Se han destinado grandes esfuerzos en conseguir las maderas y toneleros adecuados. Actualmente, Cérvoles Celler cuenta con 300 barricas de roble francés de 12 toneleros diferentes. Esta diversidad les permite llegar a conclusiones de cuáles son las maderas que nos aportan los matices y caracteres que pretenden para un buen equilibrio y una adecuada complejidad de sus vinos.

En la población de La Pobla de Cérvoles (Las Garrigas), a 750 metros de altura y únicamente separada del Priorato por la Sierra de Llena, Cérvoles Celler dispone de una finca de 35 hectáreas de viñas, distribuidas en 10 parcelas diferentes, de las variedades Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Merlot, Garnacha, Chardonnay y Macabeo. El propietario de la bodega, Tomàs Cusiné, emprendió en 1997 el reto en un territorio vinícola ancestral, el de La Pobla de Cérvoles, recuperando una práctica que por entonces no propiciaba mayor interés en el mundo del vino, la viticultura de montaña.

La climatología es muy suave a pesar de la dureza de la zona. La textura del suelo, que combina arcilla y diferentes niveles de grava, confiere un equilibrio hídrico óptimo para la elaboración de vinos de alta calidad. Fruto de estas dos características, se obtienen vinos de alta graduación alcohólica, extracto, color y una pronunciada y elegante personalidad.

El parque de barricas es uno de sus mayores centros de atención. Se han destinado grandes esfuerzos en conseguir las maderas y toneleros adecuados. Actualmente, Cérvoles Celler cuenta con 300 barricas de roble francés de 12 toneleros diferentes. Esta diversidad les permite llegar a conclusiones de cuáles son las maderas que nos aportan los matices y caracteres que pretenden para un buen equilibrio y una adecuada complejidad de sus vinos.

Datos principales
Año de fundación:
1997