Vinos de Albet I Noya

En 1903, durante la crisis de la filoxera, su tatarabuelo, Joan Albet i Rovirosa, llegó al Penedès y se puso a trabajar los viñedos de la Finca de Can Vendrell de la Codina, en Sant Pau de Ordal...

Leer más

Bodega: Albet i Noya

En 1903, durante la crisis de la filoxera, su tatarabuelo, Joan Albet i Rovirosa, llegó al Penedès y se puso a trabajar los viñedos de la Finca de Can Vendrell de la Codina, en Sant Pau de Ordal. Y allí se quedó. Durante cuatro generaciones, la familia Albet fueron los aparceros de Can Vendrell y cultivaron, mimaron y vieron crecer las viñas que ahora son protagonistas de sus vinos.

Albet i Noya fue pionera en abrazar los principios ecológicos, gracias a una carambola del destino. En 1978, una empresa danesa solicitó al Consejo Regulador de la D.O. catalana vinos ecológicos. Y Albet i Noya aceptó el desafío, convenciéndose de las ventajas que supone respetar el entorno no sólo en la viña, sino también en todas las labores de vinificación e incluso en el tratamiento de los residuos. Una apuesta visionaria, sin duda, ya que en ese entonces la concienciación ecológica era prácticamente nula en todo el viñedo español.
Actualmente, Albet i Noya cuenta con una larga gama de vinos –blancos, tintos y espumosos– elaborados a partir de la uva que cultiva, la mayor parte de su viñedo está ubicado en las montañas de Ordal, dispuesto en terrazas, en pendientes o en pequeñas parcelas que puden trabajar de manera personalizada en función de la orientación, las horas de sol, la humedad y la altura del terreno. Como todos los buenos suelos viníferos, los de Can Vendrell son pobres en materia orgánica, con contenidos variables de arcilla y arena sobre un lecho de piedra caliza, una tierra permeable pero con buena capacidad de retención de la humedad.

Les gusta experimentar, mezclar y probar cosas nuevas, y por eso, a lo largo de estos años, han ido plantando e introduciendo más de 20 variedades de uva, trabajando con las variedades locales del Penedès, pero también buscando la mejor adaptación y la excelencia de las variedades internacionales que les han dado grandes alegrías a lo largo de estos años. Entre las blancas encontramos xarel·lo, macabeo, parellada, moscatel, chardonnay, viognier, sauvignon blanc, riesling, garnacha blanca y 4 variedades más experimentales. Las negras son tempranillo, garnacha, cabernet sauvignon, merlot, syrah, pinot noir, caladoc, marselan, arinarnoa y 6 variedades experimentales más.

En 1903, durante la crisis de la filoxera, su tatarabuelo, Joan Albet i Rovirosa, llegó al Penedès y se puso a trabajar los viñedos de la Finca de Can Vendrell de la Codina, en Sant Pau de Ordal. Y allí se quedó. Durante cuatro generaciones, la familia Albet fueron los aparceros de Can Vendrell y cultivaron, mimaron y vieron crecer las viñas que ahora son protagonistas de sus vinos.

Albet i Noya fue pionera en abrazar los principios ecológicos, gracias a una carambola del destino. En 1978, una empresa danesa solicitó al Consejo Regulador de la D.O. catalana vinos ecológicos. Y Albet i Noya aceptó el desafío, convenciéndose de las ventajas que supone respetar el entorno no sólo en la viña, sino también en todas las labores de vinificación e incluso en el tratamiento de los residuos. Una apuesta visionaria, sin duda, ya que en ese entonces la concienciación ecológica era prácticamente nula en todo el viñedo español.
Actualmente, Albet i Noya cuenta con una larga gama de vinos –blancos, tintos y espumosos– elaborados a partir de la uva que cultiva, la mayor parte de su viñedo está ubicado en las montañas de Ordal, dispuesto en terrazas, en pendientes o en pequeñas parcelas que puden trabajar de manera personalizada en función de la orientación, las horas de sol, la humedad y la altura del terreno. Como todos los buenos suelos viníferos, los de Can Vendrell son pobres en materia orgánica, con contenidos variables de arcilla y arena sobre un lecho de piedra caliza, una tierra permeable pero con buena capacidad de retención de la humedad.

Les gusta experimentar, mezclar y probar cosas nuevas, y por eso, a lo largo de estos años, han ido plantando e introduciendo más de 20 variedades de uva, trabajando con las variedades locales del Penedès, pero también buscando la mejor adaptación y la excelencia de las variedades internacionales que les han dado grandes alegrías a lo largo de estos años. Entre las blancas encontramos xarel·lo, macabeo, parellada, moscatel, chardonnay, viognier, sauvignon blanc, riesling, garnacha blanca y 4 variedades más experimentales. Las negras son tempranillo, garnacha, cabernet sauvignon, merlot, syrah, pinot noir, caladoc, marselan, arinarnoa y 6 variedades experimentales más.

Datos principales
Año de fundación:
1978
Producción total:
1.100.000
Propietario
Josep Mª Albet i Noya y Toni Albet i Noya