En 1923, el Dr. Vicente Álvarez-Villamil adquirió la finca "Bernabeleva", en San Martín de Valdeiglesias, Madrid, al pie del Cerro de Guisando, junto al Arroyo del Tórtolas, en...

Leer más

Bodega: Bernabeleva

En 1923, el Dr. Vicente Álvarez-Villamil adquirió la finca "Bernabeleva", en San Martín de Valdeiglesias, Madrid, al pie del Cerro de Guisando, junto al Arroyo del Tórtolas, en el límite pleno de resonancias de dos provincias romanas: la Lusitania y la Tarraconense. Durante décadas, sus herederos han cuidado con cariño las viejas cepas que él plantó, con la aspiración de llegar algún día a hacer vinos honestos, de calidad.

Poseen 35 hectáreas de viñedo viejo. La variedad de uva mayoritaria es la garnacha, seguida del albillo, la moscatel de grano menudo y la tinta morenillo. Otras variedades aparecen de forma testimonial.

Los suelos que forman las viñas son tierras pardas sobre granito meteorizado, con escasos nutrientes y PH ácido. La pluviometría alcanza los 628 mm anuales. Los viñedos se asientan sobre laderas, piedemontes y aluviones. Los suelos tienen diferentes profundidades, con mayor cantidad de arena en los fondos de las laderas. Las altitudes oscilan entre los 600 y 830 m.

En Bernabeleva trabajan las viñas con respeto y en equilibrio con la naturaleza. Los vinos, elaborados a partir de variedades autóctonas, están marcados por las diferencias de orientación, vegetación, altitud y suelo de cada paraje. En la bodega se procura mantener las virtudes de la materia prima que da la viña.

Los vinos expresan las características del entorno en el que se encuentran. La viticultura es respetuosa con el medio ambiente, pues entienden que no existe otra manera de trabajar.

En 1923, el Dr. Vicente Álvarez-Villamil adquirió la finca "Bernabeleva", en San Martín de Valdeiglesias, Madrid, al pie del Cerro de Guisando, junto al Arroyo del Tórtolas, en el límite pleno de resonancias de dos provincias romanas: la Lusitania y la Tarraconense. Durante décadas, sus herederos han cuidado con cariño las viejas cepas que él plantó, con la aspiración de llegar algún día a hacer vinos honestos, de calidad.

Poseen 35 hectáreas de viñedo viejo. La variedad de uva mayoritaria es la garnacha, seguida del albillo, la moscatel de grano menudo y la tinta morenillo. Otras variedades aparecen de forma testimonial.

Los suelos que forman las viñas son tierras pardas sobre granito meteorizado, con escasos nutrientes y PH ácido. La pluviometría alcanza los 628 mm anuales. Los viñedos se asientan sobre laderas, piedemontes y aluviones. Los suelos tienen diferentes profundidades, con mayor cantidad de arena en los fondos de las laderas. Las altitudes oscilan entre los 600 y 830 m.

En Bernabeleva trabajan las viñas con respeto y en equilibrio con la naturaleza. Los vinos, elaborados a partir de variedades autóctonas, están marcados por las diferencias de orientación, vegetación, altitud y suelo de cada paraje. En la bodega se procura mantener las virtudes de la materia prima que da la viña.

Los vinos expresan las características del entorno en el que se encuentran. La viticultura es respetuosa con el medio ambiente, pues entienden que no existe otra manera de trabajar.

Datos principales
Año de fundación:
2006
Propietario
Luisa y Juan Diez Bulnes