Bodegas Licinia es desde el año 2000 todo un referente en el mercado nacional del vino consiguiendo una consideración unánime por parte de público y crítica. Se trata de una bodega ra...

Leer más

Bodega: Licinia

Bodegas Licinia es desde el año 2000 todo un referente en el mercado nacional del vino consiguiendo una consideración unánime por parte de público y crítica. Se trata de una bodega radicada en la localidad madrileña de Morata de Tajuña que pertenece a la subzona de Arganda, una de las tres en las que está dividida la D.O. Madrid. Allí posee 28 hectáreas de viñedos propios que están trabajados siguiendo las pautas ecológicas de no usar productos químicos y sintéticos para el cuidado de las cepas y del suelo.

Nos encontramos en una zona de Madrid que en invierno es bastante fría y en verano excesivamente calurosa con lo que la poda en verde se hace necesaria para proteger las cepas de la insolación. La bodega cuenta con tres fincas de terreno de vides que se asientan bajo el paraguas de un castillo medieval que les otorga una majestad que después se traslada a sus inmensos vinos.

Licinia es modernidad al servicio del viejo oficio de hacer vino. La bodega cuenta con unas instalaciones vanguardistas donde se pueden poner en marcha las más punteras tecnologías con el fin de preservar la pureza de unas uvas únicas, y de esta forma tener todos los elementos que ayudan a conseguir los vinos singulares que podemos disfrutar todos los aficionados. De ahí los premios nacionales e internacionales conseguidos en el poco tiempo que llevan elaborando vino en esta bodega asentada en el sureste madrileño.

El viñedo es un cultivo ecológico, no se utilizan tratamientos químicos ni herbicidas, además en la doble mesa de selección se desechan racimos o bayas que no cumplan al 100% los parámetros de calidad.

Bodegas Licinia es desde el año 2000 todo un referente en el mercado nacional del vino consiguiendo una consideración unánime por parte de público y crítica. Se trata de una bodega radicada en la localidad madrileña de Morata de Tajuña que pertenece a la subzona de Arganda, una de las tres en las que está dividida la D.O. Madrid. Allí posee 28 hectáreas de viñedos propios que están trabajados siguiendo las pautas ecológicas de no usar productos químicos y sintéticos para el cuidado de las cepas y del suelo.

Nos encontramos en una zona de Madrid que en invierno es bastante fría y en verano excesivamente calurosa con lo que la poda en verde se hace necesaria para proteger las cepas de la insolación. La bodega cuenta con tres fincas de terreno de vides que se asientan bajo el paraguas de un castillo medieval que les otorga una majestad que después se traslada a sus inmensos vinos.

Licinia es modernidad al servicio del viejo oficio de hacer vino. La bodega cuenta con unas instalaciones vanguardistas donde se pueden poner en marcha las más punteras tecnologías con el fin de preservar la pureza de unas uvas únicas, y de esta forma tener todos los elementos que ayudan a conseguir los vinos singulares que podemos disfrutar todos los aficionados. De ahí los premios nacionales e internacionales conseguidos en el poco tiempo que llevan elaborando vino en esta bodega asentada en el sureste madrileño.

El viñedo es un cultivo ecológico, no se utilizan tratamientos químicos ni herbicidas, además en la doble mesa de selección se desechan racimos o bayas que no cumplan al 100% los parámetros de calidad.

Datos principales
Año de fundación:
2000
Propietario
Victor Algora y Olga Fernández