Alfonso Torrente, José Ángel Martínez, Laura Ramos y Roberto Santana se conocieron estudiando enología en Alicante y descubrieron que compartían una visión similar del vino. El resultado de ...

Leer más

Bodega: Envínate

Alfonso Torrente, José Ángel Martínez, Laura Ramos y Roberto Santana se conocieron estudiando enología en Alicante y descubrieron que compartían una visión similar del vino. El resultado de su inquietud es Envínate, un proyecto que combina la consultoría enológica con vinos propios que elaboran en las mismas zonas donde asesoran y casi siempre utilizando las instalaciones de las bodegas que tienen como clientes.

Lo más destacado de su trabajo, sin embargo, es que se han convertido en la punta de lanza de una nueva forma de elaborar en España. Son grandes defensores de vinos frescos y atlánticos que muestran el terruño y las variedades locales. Por eso no es de extrañar que sus proyectos más importantes estén situados en (Canarias) y Ribeira Sacra (Galicia).

Desde 2016 trabajan en la antigua bodega comarcal de Santiago del Teide, una zona a 1.000 metros de altura en el noroeste de la isla en la que ya no quedan bodegas elaboradoras. Lo que sí queda son viñedos en vaso, muchos de entre 60-120 años de edad de variedades como listán prieto, listán blanco y tintilla. Allí trabajan con varios viticultores de la zona. También trabajan ahora con tres viticultores en La Orotava, un valle que desciende por la falda norte del Teide.

La filosofía de Envínate se centra en el trabajo con viñedos singulares y en una elaboración adaptada a las características de la añada, lo que determinará por ejemplo el uso o no de raspón (y en qué cantidades) en la elaboración. Se emplean levaduras autóctonas y se trabaja en reductivo sin trasiegos después de maloláctica protegiendo el vino con carbónico. De ahí que en general sus vinos puedan aparecer reducidos al descorchar la botella y se beneficien de una generosa aireación. Para la crianza se trabaja en barricas desde 228 hasta 600 litros buscando que no haya un aporte evidente de madera. El sulfuroso se emplea sólo antes del embotellado.

Alfonso Torrente, José Ángel Martínez, Laura Ramos y Roberto Santana se conocieron estudiando enología en Alicante y descubrieron que compartían una visión similar del vino. El resultado de su inquietud es Envínate, un proyecto que combina la consultoría enológica con vinos propios que elaboran en las mismas zonas donde asesoran y casi siempre utilizando las instalaciones de las bodegas que tienen como clientes.

Lo más destacado de su trabajo, sin embargo, es que se han convertido en la punta de lanza de una nueva forma de elaborar en España. Son grandes defensores de vinos frescos y atlánticos que muestran el terruño y las variedades locales. Por eso no es de extrañar que sus proyectos más importantes estén situados en (Canarias) y Ribeira Sacra (Galicia).

Desde 2016 trabajan en la antigua bodega comarcal de Santiago del Teide, una zona a 1.000 metros de altura en el noroeste de la isla en la que ya no quedan bodegas elaboradoras. Lo que sí queda son viñedos en vaso, muchos de entre 60-120 años de edad de variedades como listán prieto, listán blanco y tintilla. Allí trabajan con varios viticultores de la zona. También trabajan ahora con tres viticultores en La Orotava, un valle que desciende por la falda norte del Teide.

La filosofía de Envínate se centra en el trabajo con viñedos singulares y en una elaboración adaptada a las características de la añada, lo que determinará por ejemplo el uso o no de raspón (y en qué cantidades) en la elaboración. Se emplean levaduras autóctonas y se trabaja en reductivo sin trasiegos después de maloláctica protegiendo el vino con carbónico. De ahí que en general sus vinos puedan aparecer reducidos al descorchar la botella y se beneficien de una generosa aireación. Para la crianza se trabaja en barricas desde 228 hasta 600 litros buscando que no haya un aporte evidente de madera. El sulfuroso se emplea sólo antes del embotellado.

Datos principales
Año de fundación:
2016
Propietario
Alfonso Torrente, José Ángel Martínez, Laura Ramos y Roberto Santana