Vinos de Contador

Benjamín Romeo es uno de los viticultores más auténticos de los que destacan en la D.O.Ca. Rioja. Tras recoger experiencia en Artadi junto a Juan Carlos López de Lacalle, Romeo regresó a su ...

Leer más

Bodega: Contador

Benjamín Romeo es uno de los viticultores más auténticos de los que destacan en la D.O.Ca. Rioja. Tras recoger experiencia en Artadi junto a Juan Carlos López de Lacalle, Romeo regresó a su pueblo natal, San Vicente de la Sonsierra, en 1995.

Desde un modesto garaje, primero, y a partir del año 2008 desde una bodega de moderno diseño, Benjamín Romeo elabora algunos de los vinos más personales que han podido probarse en Rioja en los últimos tiempos, como los tintos Contador –calificado con 100 puntos por el equipo de Robert Parker Jr., en sus añadas 2004 y 2005–, La Viña de Andrés, La Cueva del Contador, el blanco Qué Bonito Cacareaba y Predicador, entre otros.

La historia de Bodega Contador comienza en 1995, cuando el enólogo y viticultor Benjamín Romeo adquiere una cueva centenaria bajo el castillo de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja). En 1996 elabora allí la primera cosecha de su vino “La Cueva del Contador” y empieza a comprar viñas para su proyecto bodeguero.

Bodega Contador posee más de 50 parcelas con distintos suelos, microclimas, orientaciones, altitudes, variedades y clones, que permiten conseguir vinos de gran complejidad. La mayor parte de las cepas son conducidas en vaso, el método de poda utilizado tradicionalmente en La Rioja. Los viticultores de Bodega Contador dejan una única yema por pulgar, para limitar la producción y potenciar la calidad de la uva.

Las vides reciben únicamente los tratamientos imprescindibles para garantizar la sanidad de la uva. Bodega Contador emplea sólo productos no residual. Los vinos con crianza permanecen en barrica entre 18 y 20 meses. En este período se realizan varias trasiegas, así como rellenos semanales para suplir las mermas que se producen en una sala con un grado de humedad moderado (65%) por motivos de salubridad e higiene. Todos los movimientos del vino se efectúan teniendo en cuenta los ciclos lunares.

Benjamín Romeo es uno de los viticultores más auténticos de los que destacan en la D.O.Ca. Rioja. Tras recoger experiencia en Artadi junto a Juan Carlos López de Lacalle, Romeo regresó a su pueblo natal, San Vicente de la Sonsierra, en 1995.

Desde un modesto garaje, primero, y a partir del año 2008 desde una bodega de moderno diseño, Benjamín Romeo elabora algunos de los vinos más personales que han podido probarse en Rioja en los últimos tiempos, como los tintos Contador –calificado con 100 puntos por el equipo de Robert Parker Jr., en sus añadas 2004 y 2005–, La Viña de Andrés, La Cueva del Contador, el blanco Qué Bonito Cacareaba y Predicador, entre otros.

La historia de Bodega Contador comienza en 1995, cuando el enólogo y viticultor Benjamín Romeo adquiere una cueva centenaria bajo el castillo de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja). En 1996 elabora allí la primera cosecha de su vino “La Cueva del Contador” y empieza a comprar viñas para su proyecto bodeguero.

Bodega Contador posee más de 50 parcelas con distintos suelos, microclimas, orientaciones, altitudes, variedades y clones, que permiten conseguir vinos de gran complejidad. La mayor parte de las cepas son conducidas en vaso, el método de poda utilizado tradicionalmente en La Rioja. Los viticultores de Bodega Contador dejan una única yema por pulgar, para limitar la producción y potenciar la calidad de la uva.

Las vides reciben únicamente los tratamientos imprescindibles para garantizar la sanidad de la uva. Bodega Contador emplea sólo productos no residual. Los vinos con crianza permanecen en barrica entre 18 y 20 meses. En este período se realizan varias trasiegas, así como rellenos semanales para suplir las mermas que se producen en una sala con un grado de humedad moderado (65%) por motivos de salubridad e higiene. Todos los movimientos del vino se efectúan teniendo en cuenta los ciclos lunares.

Datos principales
Año de fundación:
2008
Propietario
Benjamín Romeo