Vinos de Marqués De Vargas

Decir Marqués de Vargas en el mundo del vino es nombrar la saga de cuatro generaciones consagradas a la elaboración y comercialización de excelentes vinos riojanos ya que el Marquesado de Va...

Leer más

Bodega: Marqués de Vargas

Decir Marqués de Vargas en el mundo del vino es nombrar la saga de cuatro generaciones consagradas a la elaboración y comercialización de excelentes vinos riojanos ya que el Marquesado de Vargas lo ostenta una familia estrechamente vinculada a esta importante región vitivinícola española.

Fue en 1840 cuando Felipe de la Mata, octavo Marqués de Vargas, realiza las primeras plantaciones de viña en las cercanías de Logroño. Especialmente memorable fue la figura de Hilario de la Mata, padre del actual Marqués de Vargas, que ostentó durante años la presidencia de una de las bodegas más emblemáticas de La Rioja. En 1989, el actual Marqués de Vargas, Pelayo de la Mata, cumplió con el sueño de su padre, construyendo una Bodega en la propiedad Hacienda Pradolagar en Logroño.

La bodega, enclavada en el centro de su propio viñedo, siguiendo el concepto de château, se encuentra en pleno valle del Ebro, en una zona conocida popularmente como Los Tres Marqueses, por alinearse en ella las viñas de tres reputadas bodegas riojanas, fundadas por sendos marqueses. Una situación privilegiada para el cultivo de la vid por su clima continental extremado de influencia atlántica y una topografía suave de suelos arcilloso-calcáreos que permiten producir unos vinos tintos equilibrados, especialmente indicados para envejecer en barrica, con cuerpo y acidez total elevada.

Los viñedos del Marqués de Vargas tienen una extensión de 50 hectáreas divididas en 32 parcelas, que se vinifican separadamente, plantadas con variedades de uva tinta características de la Rioja como Tempranillo, Garnacha, Mazuelo, Graciano y Maturana. Unas vides de entre 33 y 50 años que son cultivadas prescindiendo de todo tipo de herbicidas y pesticidas.

La “Cuverie”, diseñada con diferentes tamaños tipos de tinas y depósitos (madera, cemento y acero inoxidable) les permite vinificar individualizadamente cada una de las 32 parcelas. A continuación, se procede a la crianza de los vinos en barricas de roble francés.

Así consiguen grandes vinos de guarda, Reservas y Grandes Reservas, con decantado natural, sin filtrados, con varios años de crianza en botella antes de salir al mercado.

Decir Marqués de Vargas en el mundo del vino es nombrar la saga de cuatro generaciones consagradas a la elaboración y comercialización de excelentes vinos riojanos ya que el Marquesado de Vargas lo ostenta una familia estrechamente vinculada a esta importante región vitivinícola española.

Fue en 1840 cuando Felipe de la Mata, octavo Marqués de Vargas, realiza las primeras plantaciones de viña en las cercanías de Logroño. Especialmente memorable fue la figura de Hilario de la Mata, padre del actual Marqués de Vargas, que ostentó durante años la presidencia de una de las bodegas más emblemáticas de La Rioja. En 1989, el actual Marqués de Vargas, Pelayo de la Mata, cumplió con el sueño de su padre, construyendo una Bodega en la propiedad Hacienda Pradolagar en Logroño.

La bodega, enclavada en el centro de su propio viñedo, siguiendo el concepto de château, se encuentra en pleno valle del Ebro, en una zona conocida popularmente como Los Tres Marqueses, por alinearse en ella las viñas de tres reputadas bodegas riojanas, fundadas por sendos marqueses. Una situación privilegiada para el cultivo de la vid por su clima continental extremado de influencia atlántica y una topografía suave de suelos arcilloso-calcáreos que permiten producir unos vinos tintos equilibrados, especialmente indicados para envejecer en barrica, con cuerpo y acidez total elevada.

Los viñedos del Marqués de Vargas tienen una extensión de 50 hectáreas divididas en 32 parcelas, que se vinifican separadamente, plantadas con variedades de uva tinta características de la Rioja como Tempranillo, Garnacha, Mazuelo, Graciano y Maturana. Unas vides de entre 33 y 50 años que son cultivadas prescindiendo de todo tipo de herbicidas y pesticidas.

La “Cuverie”, diseñada con diferentes tamaños tipos de tinas y depósitos (madera, cemento y acero inoxidable) les permite vinificar individualizadamente cada una de las 32 parcelas. A continuación, se procede a la crianza de los vinos en barricas de roble francés.

Así consiguen grandes vinos de guarda, Reservas y Grandes Reservas, con decantado natural, sin filtrados, con varios años de crianza en botella antes de salir al mercado.

Datos principales
Año de fundación:
1989
Propietario
La familia Pelayo de la Mata