Vinos de Roberto Oliván

Roberto Oliván es uno de los elaboradores más interesantes dentro de la nueva generación de productores riojanos. Trabaja con casi 10 hectáreas de viñedos familiares y otros nuevos que va...

Leer más

Bodega: Roberto Oliván

Roberto Oliván es uno de los elaboradores más interesantes dentro de la nueva generación de productores riojanos. Trabaja con casi 10 hectáreas de viñedos familiares y otros nuevos que va adquiriendo poco a poco en Viñaspre, una pedanía de Lanciego (Rioja Alavesa) situada en el extremo oriental de la Sonsierra con unas características muy definidas: gran altitud (620 metros) y mayoría de viñedos ubicados en replanos o formaciones llanas en lo alto de la montaña con característicos suelos de margas calizas y areniscas que otorgan una personalidad propia a sus vinos.

Su marca más representativa es Tentenublo, procedente de suelos de margas areniscas rojizas. El nombre se refiere al antiguo repique de campanas con el que se ahuyentaban las nubes de granizo en los pueblos de Rioja. Roberto, de 33 años, elabora un tinto fresco, vivaz y de buen recorrido y mineralidad (unas 8.000 botellas, 14-15 €) y un blanco aún más escaso (poco más de 1.300 botellas, 14-15 €) con unos pocos meses de barrica y base de malvasía con viura y alguna otra variedad mezclada en las cabezadas de sus viñas viejas.

Hace poco, sacó al mercado Rublo, un vino personal procedente de la pequeña bodega independiente de su mismo nombre, Roberto Oliván, y que contiene toda su creatividad y entusiasmo siguiendo los métodos de la viticultura tradicional, con mínima intervención.

Roberto Oliván es uno de los elaboradores más interesantes dentro de la nueva generación de productores riojanos. Trabaja con casi 10 hectáreas de viñedos familiares y otros nuevos que va adquiriendo poco a poco en Viñaspre, una pedanía de Lanciego (Rioja Alavesa) situada en el extremo oriental de la Sonsierra con unas características muy definidas: gran altitud (620 metros) y mayoría de viñedos ubicados en replanos o formaciones llanas en lo alto de la montaña con característicos suelos de margas calizas y areniscas que otorgan una personalidad propia a sus vinos.

Su marca más representativa es Tentenublo, procedente de suelos de margas areniscas rojizas. El nombre se refiere al antiguo repique de campanas con el que se ahuyentaban las nubes de granizo en los pueblos de Rioja. Roberto, de 33 años, elabora un tinto fresco, vivaz y de buen recorrido y mineralidad (unas 8.000 botellas, 14-15 €) y un blanco aún más escaso (poco más de 1.300 botellas, 14-15 €) con unos pocos meses de barrica y base de malvasía con viura y alguna otra variedad mezclada en las cabezadas de sus viñas viejas.

Hace poco, sacó al mercado Rublo, un vino personal procedente de la pequeña bodega independiente de su mismo nombre, Roberto Oliván, y que contiene toda su creatividad y entusiasmo siguiendo los métodos de la viticultura tradicional, con mínima intervención.

Datos principales
Propietario
Roberto Oliván