Vinos de Tentenublo

Uno de nuestros últimos descubrimientos en Rioja ha sido Bodegas Tentenublo, una bodega familiar cuyo nombre hace referencia al repique de campanas que se utilizaba en los pueblos de ...

Leer más

Bodega: Tentenublo

Uno de nuestros últimos descubrimientos en Rioja ha sido Bodegas Tentenublo, una bodega familiar cuyo nombre hace referencia al repique de campanas que se utilizaba en los pueblos de la Rioja para alejar a las nubes de granizo durante la maduración de la uva. Al mando de esta bodega se encuentra Roberto Oliván, un joven que sigue una tradición familiar de más de 30 años con una desbordante energía.

Trabaja con casi 10 hectáreas de viñedos familiares y otros nuevos que va adquiriendo poco a poco en Viñaspre, una pedanía de Lanciego (Rioja Alavesa) situada en el extremo oriental de la Sonsierra con unas características muy definidas: gran altitud (620 metros) y mayoría de viñedos ubicados en replanos o formaciones llanas en lo alto de la montaña con característicos suelos de margas calizas y areniscas que otorgan una personalidad propia a sus vinos.

"El objetivo de nuestro proyecto es recuperar y elaborar vinos de viñedos de las zonas más desconocidas de la denominación, y con unos suelos especiales (replano estructural sobre margas y areniscas) y un clima extremo (más de 600 metros de altitud). Partiendo de esta premisa cada viñedo es único y por eso las producciones finales serán muy limitadas".

Uno de nuestros últimos descubrimientos en Rioja ha sido Bodegas Tentenublo, una bodega familiar cuyo nombre hace referencia al repique de campanas que se utilizaba en los pueblos de la Rioja para alejar a las nubes de granizo durante la maduración de la uva. Al mando de esta bodega se encuentra Roberto Oliván, un joven que sigue una tradición familiar de más de 30 años con una desbordante energía.

Trabaja con casi 10 hectáreas de viñedos familiares y otros nuevos que va adquiriendo poco a poco en Viñaspre, una pedanía de Lanciego (Rioja Alavesa) situada en el extremo oriental de la Sonsierra con unas características muy definidas: gran altitud (620 metros) y mayoría de viñedos ubicados en replanos o formaciones llanas en lo alto de la montaña con característicos suelos de margas calizas y areniscas que otorgan una personalidad propia a sus vinos.

"El objetivo de nuestro proyecto es recuperar y elaborar vinos de viñedos de las zonas más desconocidas de la denominación, y con unos suelos especiales (replano estructural sobre margas y areniscas) y un clima extremo (más de 600 metros de altitud). Partiendo de esta premisa cada viñedo es único y por eso las producciones finales serán muy limitadas".

Datos principales
Año de fundación:
2010
Propietario
Roberto Oliván