Vinos de Azpilicueta

Félix Azpilicueta Martínez es una de las figuras más relevantes de la historia del vino de Rioja. Hombre dinámico y emprendedor, en 1881 se hizo cargo de un pequeño viñedo en Fuenmayor y fundó l...

Leer más

Bodega: Azpilicueta

Félix Azpilicueta Martínez es una de las figuras más relevantes de la historia del vino de Rioja. Hombre dinámico y emprendedor, en 1881 se hizo cargo de un pequeño viñedo en Fuenmayor y fundó las Bodegas del Romeral, una de las bodegas pioneras de la zona. Don Félix, que así le llamaban sus vecinos, instaló al poco la primera estación de trasiego de España y participó en las primeras exportaciones de vinos de Rioja. poco a poco, con mucho esfuerzo y una gran visión comercial, transformó aquella bodega primitiva en una marca conocida y prestigiosa.

Félix Azpilicueta siempre se sintió satisfecho de su obra: "Me enorgullece haber podido dar mi nombre a un gran vino, en el que he puesto lo mejor de mí mismo y de mi bodega", dijo en una ocasión. Y ese compromiso por ofrecer siempre la mejor versión de su trabajo le llevó a una fusión con otras dos bodegas vecinas en 1963: "Las Veras", de Cruz García, y "Bodegas Entrena", de la cercana localidad de Navarrete y propiedad de Melquíades Entrena. Juntas formaron AGE (el acrónimo de Azpilicueta, García y Entrena), que pronto se convirtió en una de las primeras bodegas de La Rioja, líder de su categoría durante varios años.

Al inicio de los 90, en el equipo enológico de Bodegas AGE se planteó desarrollar una nueva gama de vinos que marcase la línea futura de la bodega y recuperar el estilo de los antiguos vinos de crianza y reserva de la zona. Vinos en los que se respetaran las variedades tradicionales (Tempranillo, Graciano y Mazuelo), ensamblados según criterios clásicos pero rabiosamente actuales en su expresión. Con Elena Adell como responsable técnica, y con la nueva bodega como buque insignia de una enología vanguardista, sostenible y con un estilo propio, Azpilicueta se ha convertido en un referente de los vinos de Rioja, reconocido y apreciado por consumidores de todo el mundo y con un futuro vigoroso.

Félix Azpilicueta Martínez es una de las figuras más relevantes de la historia del vino de Rioja. Hombre dinámico y emprendedor, en 1881 se hizo cargo de un pequeño viñedo en Fuenmayor y fundó las Bodegas del Romeral, una de las bodegas pioneras de la zona. Don Félix, que así le llamaban sus vecinos, instaló al poco la primera estación de trasiego de España y participó en las primeras exportaciones de vinos de Rioja. poco a poco, con mucho esfuerzo y una gran visión comercial, transformó aquella bodega primitiva en una marca conocida y prestigiosa.

Félix Azpilicueta siempre se sintió satisfecho de su obra: "Me enorgullece haber podido dar mi nombre a un gran vino, en el que he puesto lo mejor de mí mismo y de mi bodega", dijo en una ocasión. Y ese compromiso por ofrecer siempre la mejor versión de su trabajo le llevó a una fusión con otras dos bodegas vecinas en 1963: "Las Veras", de Cruz García, y "Bodegas Entrena", de la cercana localidad de Navarrete y propiedad de Melquíades Entrena. Juntas formaron AGE (el acrónimo de Azpilicueta, García y Entrena), que pronto se convirtió en una de las primeras bodegas de La Rioja, líder de su categoría durante varios años.

Al inicio de los 90, en el equipo enológico de Bodegas AGE se planteó desarrollar una nueva gama de vinos que marcase la línea futura de la bodega y recuperar el estilo de los antiguos vinos de crianza y reserva de la zona. Vinos en los que se respetaran las variedades tradicionales (Tempranillo, Graciano y Mazuelo), ensamblados según criterios clásicos pero rabiosamente actuales en su expresión. Con Elena Adell como responsable técnica, y con la nueva bodega como buque insignia de una enología vanguardista, sostenible y con un estilo propio, Azpilicueta se ha convertido en un referente de los vinos de Rioja, reconocido y apreciado por consumidores de todo el mundo y con un futuro vigoroso.

Datos principales
Año de fundación:
1881
Propietario
Bodegas AGE