Vinos de Levante

El Levante español es el reino de la uva Monastrell, variedad tinta muy singular, plenamente adaptada a las condiciones áridas y calurosas de la región, por los que sus vinos tienen un inconfundibl...

Leer más

Levante

El Levante español es el reino de la uva Monastrell, variedad tinta muy singular, plenamente adaptada a las condiciones áridas y calurosas de la región, por los que sus vinos tienen un inconfundible carácter mediterráneo, y elevada graduación.

La excepción en el Levante español es Utiel-Requena, comarca valenciana del interior, a unos 70 km del Mediterráneo, y con elevaciones superiores a los 700 metros, donde predomina la uva tinta bobal, con la que se están elaborando en los últimos años interesantes vinos rosados.

Más al sur, encontramos la Denominación de Origen Alicante, cuyo origen data de los fenicios, y que se divide en dos comarcas: en la costa, entre Denia y Calpe, se encuentra la Marina Alta, favorecida por las brisas marinas que refrescan las altas temperaturas veraniegas; y sus mejores vinos son los dulces de moscatel de Alejandría. En el interior de la provincia de Alicante se encuentra la comarca del Vinalopó, tierra de corpóreos vinos tintos principalmente de la variedad monastrell.

Pero es en el interior de Murcia y Albacete donde esta emblemática uva tinta alcanza su plenitud: en Jumilla, y en la cercana comarca de Yecla. En ambas regiones predomina un clima continental, de crudos inviernos y calurosos veranos, con escasas lluvias, al límite del cultivo de la vid (300 mm al año). En Jumilla los suelos son arenosos, mientras en Yecla son más calizos, muy pobres en materia orgánica, por lo que en ambos casos las cepas producen muy poca cantidad de uva, pero de una gran concentración de color y sabores.

La monastrell se ha adaptado a estas duras condiciones, en especial de sequía, y sus vinos son de intenso color violáceo en su juventud, poseen un gran cuerpo, y suaves taninos, pero de baja acidez natural, y alto grado, por lo que la sensación es de vinos redondos, con intenso gusto de fruta dulce y madura. Le siguen en orden de importancia la garnacha tintorera, conocida en esta zona como Alicante y, en menor medida, la bobal y la monastrell. En blancas figuran la forcayat, la merseguera, la moscatel romano y la verdel.

El Levante nos ofrece vinos cálidos, acariciados por el sol durante todo el año, lo que les dota de una potencia, color y carácter particulares.

El Levante español es el reino de la uva Monastrell, variedad tinta muy singular, plenamente adaptada a las condiciones áridas y calurosas de la región, por los que sus vinos tienen un inconfundible carácter mediterráneo, y elevada graduación.

La excepción en el Levante español es Utiel-Requena, comarca valenciana del interior, a unos 70 km del Mediterráneo, y con elevaciones superiores a los 700 metros, donde predomina la uva tinta bobal, con la que se están elaborando en los últimos años interesantes vinos rosados.

Más al sur, encontramos la Denominación de Origen Alicante, cuyo origen data de los fenicios, y que se divide en dos comarcas: en la costa, entre Denia y Calpe, se encuentra la Marina Alta, favorecida por las brisas marinas que refrescan las altas temperaturas veraniegas; y sus mejores vinos son los dulces de moscatel de Alejandría. En el interior de la provincia de Alicante se encuentra la comarca del Vinalopó, tierra de corpóreos vinos tintos principalmente de la variedad monastrell.

Pero es en el interior de Murcia y Albacete donde esta emblemática uva tinta alcanza su plenitud: en Jumilla, y en la cercana comarca de Yecla. En ambas regiones predomina un clima continental, de crudos inviernos y calurosos veranos, con escasas lluvias, al límite del cultivo de la vid (300 mm al año). En Jumilla los suelos son arenosos, mientras en Yecla son más calizos, muy pobres en materia orgánica, por lo que en ambos casos las cepas producen muy poca cantidad de uva, pero de una gran concentración de color y sabores.

La monastrell se ha adaptado a estas duras condiciones, en especial de sequía, y sus vinos son de intenso color violáceo en su juventud, poseen un gran cuerpo, y suaves taninos, pero de baja acidez natural, y alto grado, por lo que la sensación es de vinos redondos, con intenso gusto de fruta dulce y madura. Le siguen en orden de importancia la garnacha tintorera, conocida en esta zona como Alicante y, en menor medida, la bobal y la monastrell. En blancas figuran la forcayat, la merseguera, la moscatel romano y la verdel.

El Levante nos ofrece vinos cálidos, acariciados por el sol durante todo el año, lo que les dota de una potencia, color y carácter particulares.

Datos principales
Variedades de uva:
Tintas: bobal, monastrell, cabernet sauvignon, merlot, pinot noir, tempranillo, tintorera, bonicaire, cabernet franc, forcallat, garnacha, graciano, malbec, mencía, mazuelo, petit verdot y syrah. Blancas: chardonnay, macabeo, malvasía, merseguera, verdil