Vinos de Bodegas Tierra

Bodegas Tierra

La viticultura ha estado siempre unida a la familia Fernández al igual que Labastida y sus alrededores, rodeados de cuevas, viñedos y jarros de vino y generación tras generación, de padres a...

Leer más

Bodega: Bodegas Tierra

La viticultura ha estado siempre unida a la familia Fernández al igual que Labastida y sus alrededores, rodeados de cuevas, viñedos y jarros de vino y generación tras generación, de padres a hijos, se han ido transmitiendo su amor y su pasión por el vino y la tierra.

Su abuelo paterno Emilio era de Casalarreina, fundador de la Cooperativa Solagüen de Labastida en 1964. Hasta 1991 estuvieron vendiendo nuestras uvas a Solagüen, hasta que su padre, Fidel, se cansó y decidió salirse de la cooperativa y empezar a hacer vinos.

Veinticuatro hectáreas propias, seis alquiladas y dos minuciosos productores de Labastida y de San Vicente de la Sonsierra. Los viñedos de hasta cien años de edad, tienen a la tempranillo de Rioja Alavesa como variedad reina. Los garnachos, blancos y tintos, la viura, los gracianos y la fantástica malvasía, plantada en la parcela más antigua, completan el abanico de las diferentes variedades que cultivan.
La vendimia es su meta de todos los años: "lo que no hagamos en el campo ya no lo conseguiremos en bodega". El 70% de la recolección la llevan a cabo en cajas de 15 kg y el resto en carros de 2.500 kg. De manera manual y si el tiempo lo permite, realizan una vendimia lenta y muy tranquila.

La bodega situada en el barrio judío de Labastida, es una construcción compuesta por cuatro casas y un patio trasero. Bajo ellas se encuentra un curioso y divertido entramado de cuatro cuevas diferentes que datan de entre los años 1400-1500, un excelente espacio para el reposo de sus vinos.
500 barricas de diferentes tipos de robles descansan en la parte superior, manteniéndose durante todo el año a la misma temperatura y humedad de manera natural.

La viticultura ha estado siempre unida a la familia Fernández al igual que Labastida y sus alrededores, rodeados de cuevas, viñedos y jarros de vino y generación tras generación, de padres a hijos, se han ido transmitiendo su amor y su pasión por el vino y la tierra.

Su abuelo paterno Emilio era de Casalarreina, fundador de la Cooperativa Solagüen de Labastida en 1964. Hasta 1991 estuvieron vendiendo nuestras uvas a Solagüen, hasta que su padre, Fidel, se cansó y decidió salirse de la cooperativa y empezar a hacer vinos.

Veinticuatro hectáreas propias, seis alquiladas y dos minuciosos productores de Labastida y de San Vicente de la Sonsierra. Los viñedos de hasta cien años de edad, tienen a la tempranillo de Rioja Alavesa como variedad reina. Los garnachos, blancos y tintos, la viura, los gracianos y la fantástica malvasía, plantada en la parcela más antigua, completan el abanico de las diferentes variedades que cultivan.
La vendimia es su meta de todos los años: "lo que no hagamos en el campo ya no lo conseguiremos en bodega". El 70% de la recolección la llevan a cabo en cajas de 15 kg y el resto en carros de 2.500 kg. De manera manual y si el tiempo lo permite, realizan una vendimia lenta y muy tranquila.

La bodega situada en el barrio judío de Labastida, es una construcción compuesta por cuatro casas y un patio trasero. Bajo ellas se encuentra un curioso y divertido entramado de cuatro cuevas diferentes que datan de entre los años 1400-1500, un excelente espacio para el reposo de sus vinos.
500 barricas de diferentes tipos de robles descansan en la parte superior, manteniéndose durante todo el año a la misma temperatura y humedad de manera natural.

Datos principales
Año de fundación:
1991
Propietario
Carlos Fernández Gómez