Vinos de Ca' Di Mat

Localizado en San Martín de Valdeiglesias, al pie de la Sierra de Gredos en formación montañosa principalmente granítica, el proyecto Ca' Di Mat tiene su origen en una hacienda agríco...

Leer más

Bodega: Ca' Di Mat

Localizado en San Martín de Valdeiglesias, al pie de la Sierra de Gredos en formación montañosa principalmente granítica, el proyecto Ca' Di Mat tiene su origen en una hacienda agrícola familiar con viña, olivar, almendros y huerta.

Cultivan en ecológico 20 ha de viña vieja entre 30 y 80 años de Garnacha, Albillo Real y Moscatel con algunos viñedos en recuperación.

Clima continental en altura entre 700 y 850 metros de altura. Precipitación media anual de 600 mm y temperatura media anual de 13,7 grados centígrados. El entorno natural se compone principalmente de encina, roble melojo, enebro, fresno, madroño, majuelo, cornicabra, jaras, retama de bola, retama blanca y endrino.

La filosofía de la bodega, respecto a la elaboración, es no intervencionista, con levaduras y bacterias indígenas. Maceraciones suaves en frío con uva entera. Crianza en roble francés viejo.

Su objetivo es la búsqueda de la luz y la delicadeza de la Garnacha, así como la elegancia y complejidad a través los suelos de granito de la Sierra de Gredos.

Esta bodega tiene en su propio nombre toda una declaración de intenciones. Utilizando una expresión del dialecto piamontés, zona de la que es originario uno de los fundadores, "Ca'" significa "casa" e indica el origen familiar del proyecto, que empezó con la recuperación de unos viñedos de la zona de Gredos que habían pertenecido a la familia durante cuatro generaciones. Como muchos comentaban que había que estar locos para aventurarse a emprender en viticultura, pensaron que "Mat", que se traduce literalmente "locos", indica la audacia y el atrevimiento que hacía falta para arrancar este proyecto, aquella parte pasional que, más allá de la cordura, es necesaria para que toda aventura pueda llegar a realizarse.

Desde el principio se juntaron al proyecto Curro Bareño y Jesús Olivares, de cuya pasión para los viñedos viejos, situados en altura sobre suelos graníticos, y su empeño para elaborar con una intervención mínima en bodega y siempre con levaduras y bacterias autóctonas, dan origen a vinos elegantes y complejos.

"La Naturaleza debe definir El Vino, así como El Vino debe expresar la Naturaleza y su gusto".

Localizado en San Martín de Valdeiglesias, al pie de la Sierra de Gredos en formación montañosa principalmente granítica, el proyecto Ca' Di Mat tiene su origen en una hacienda agrícola familiar con viña, olivar, almendros y huerta.

Cultivan en ecológico 20 ha de viña vieja entre 30 y 80 años de Garnacha, Albillo Real y Moscatel con algunos viñedos en recuperación.

Clima continental en altura entre 700 y 850 metros de altura. Precipitación media anual de 600 mm y temperatura media anual de 13,7 grados centígrados. El entorno natural se compone principalmente de encina, roble melojo, enebro, fresno, madroño, majuelo, cornicabra, jaras, retama de bola, retama blanca y endrino.

La filosofía de la bodega, respecto a la elaboración, es no intervencionista, con levaduras y bacterias indígenas. Maceraciones suaves en frío con uva entera. Crianza en roble francés viejo.

Su objetivo es la búsqueda de la luz y la delicadeza de la Garnacha, así como la elegancia y complejidad a través los suelos de granito de la Sierra de Gredos.

Esta bodega tiene en su propio nombre toda una declaración de intenciones. Utilizando una expresión del dialecto piamontés, zona de la que es originario uno de los fundadores, "Ca'" significa "casa" e indica el origen familiar del proyecto, que empezó con la recuperación de unos viñedos de la zona de Gredos que habían pertenecido a la familia durante cuatro generaciones. Como muchos comentaban que había que estar locos para aventurarse a emprender en viticultura, pensaron que "Mat", que se traduce literalmente "locos", indica la audacia y el atrevimiento que hacía falta para arrancar este proyecto, aquella parte pasional que, más allá de la cordura, es necesaria para que toda aventura pueda llegar a realizarse.

Desde el principio se juntaron al proyecto Curro Bareño y Jesús Olivares, de cuya pasión para los viñedos viejos, situados en altura sobre suelos graníticos, y su empeño para elaborar con una intervención mínima en bodega y siempre con levaduras y bacterias autóctonas, dan origen a vinos elegantes y complejos.

"La Naturaleza debe definir El Vino, así como El Vino debe expresar la Naturaleza y su gusto".

Datos principales
Propietario
Curro Bareño y Jesús Olivares