Sei Solo es un proyecto que inició en 2007 Javier Zaccagnini, presidente del Consejo Regulador de la Ribera del Duero entre 1992 y 1998 y que en 1999 fundó junto a Mariano García (Bodegas...

Leer más

Bodega: Sei Solo

Sei Solo es un proyecto que inició en 2007 Javier Zaccagnini, presidente del Consejo Regulador de la Ribera del Duero entre 1992 y 1998 y que en 1999 fundó junto a Mariano García (Bodegas Mauro) Aalto, a partir de cuatro pequeñas parcelas de viñedo viejo (60 años) que adquirió en 2004 en La Horra.

Su intención era elaborar un vino que, sin dejar de ser un Ribera del Duero, tuviera una personalidad propia, distinta del estilo habitual, y ofreciese un perfil acorde con sus gustos personales, inclinándose hacia la finura, los matices y la elegancia, aunque esto supusiese menos estructura, menos intensidad tánica y menos presencia de la madera. Para ello fue probando diferentes maneras de elaborar y de criar en barrica, buscando el camino hacia ese perfil que deseaba.

A las cuatro parcelas propias han añadido otras cinco arrendadas, también magníficas y también en La Horra. Una de ellas, situada en el Pago de Santa Cruz es, según dicen, la viña más vieja del pueblo, sobrepasando los 90 años de edad. Sus cuatro viñedos hacen un total de 2,7 hectáreas, y los arrendados suponen 3,1 hectáreas. El rendimiento es muy bajo, vendimiándose tan solo 8000 kg en total (algunos años incluso menos) con un rendimiento medio de 1400 kg por hectárea.

Las viñas viejas de este fantástico pueblo, La Horra, tienen una raza y una personalidad muy interesantes y consideran que el mejor resultado se consigue respetando su tendencia natural, dejando la uva ir a donde desea, con la mínima intervención enológica, para que exprese a fondo su terruño.

Sei Solo es un proyecto que inició en 2007 Javier Zaccagnini, presidente del Consejo Regulador de la Ribera del Duero entre 1992 y 1998 y que en 1999 fundó junto a Mariano García (Bodegas Mauro) Aalto, a partir de cuatro pequeñas parcelas de viñedo viejo (60 años) que adquirió en 2004 en La Horra.

Su intención era elaborar un vino que, sin dejar de ser un Ribera del Duero, tuviera una personalidad propia, distinta del estilo habitual, y ofreciese un perfil acorde con sus gustos personales, inclinándose hacia la finura, los matices y la elegancia, aunque esto supusiese menos estructura, menos intensidad tánica y menos presencia de la madera. Para ello fue probando diferentes maneras de elaborar y de criar en barrica, buscando el camino hacia ese perfil que deseaba.

A las cuatro parcelas propias han añadido otras cinco arrendadas, también magníficas y también en La Horra. Una de ellas, situada en el Pago de Santa Cruz es, según dicen, la viña más vieja del pueblo, sobrepasando los 90 años de edad. Sus cuatro viñedos hacen un total de 2,7 hectáreas, y los arrendados suponen 3,1 hectáreas. El rendimiento es muy bajo, vendimiándose tan solo 8000 kg en total (algunos años incluso menos) con un rendimiento medio de 1400 kg por hectárea.

Las viñas viejas de este fantástico pueblo, La Horra, tienen una raza y una personalidad muy interesantes y consideran que el mejor resultado se consigue respetando su tendencia natural, dejando la uva ir a donde desea, con la mínima intervención enológica, para que exprese a fondo su terruño.

Datos principales
Año de fundación:
2007
Propietario
Javier Zaccagnini